El museo sin fronteras

El grupo artistico Teamlab abre en Tokio el primer museo del mundo de arte digital a escala real en el que los visitantes son los protagonistas

Lara Rodríguez Santana

Borderless de Teamlab en Japón.

Borderless de Teamlab en Japón.

En el edificio Mori de Tokio se prepara un prodigio de la innovación en cuanto a instalaciones se refiere. Se trata del museo de arte digital creado por el colectivo de artistas japoneses Teamlab. Acostumbrados a las maravillas del mapping parecía que nada podía sorprendernos ya, pero este joven grupo de artistas ha diseñado múltiples espacios tridimensionales con una escala de 10 mil m² que se hace posible gracias a 520 ordenadores y 470 proyectores.

Borderless de Teamlab en Japón.

El resultado es un museo inverso en el que el arte está por todas partes y no existe limitación del espacio. Borderless es el concepto que acompaña a todo este trabajo que imita la naturaleza , un espacio sin fronteras gracias a la tecnología. De esta manera se desdibuja el limite entre la obra y el visitante. En un primer vistazo la mirada está confusa sin saber donde prestar atención, pero rápidamente -según los privilegiados visitantes- te dejas llevar por la instalación y entiendes que lo que estás viendo no es una obra rígida, sino un paseo infinito y cambiante en el que modificas el resultado final con tu propia experiencia. Desde caminar sobre un jardín de flores a pisar agujeros negros, incluso dibujar peces que se pierden en un profundo estanque. Estas son algunas de las proyecciones interactivas que pueden disfrutarse en el centro MORI Building Digital Art, ubicado en la bahía de la capital de Tokio.

Borderless de Teamlab en Japón.

Teamlab pone el foco del arte en el medio y no en la obra, de hecho esta ultima es inesperada y crece y evoluciona con el paso de los visitantes. Los sentimientos y pensamientos que se incorporaron en una obra de arte a través de un medio físico ahora se pueden transferir directamente a los visitantes a través de la experiencia. Dentro del paradigma del arte tradicional se entiende al espectador como un agente de transito, sin embargo aquí es un protagonista activo que se nutre de la conexión de otros visitantes y de su propia visión del trabajo.

Borderless de Teamlab en Japón.

El equipo creativo seguirá explorando dentro de las limitaciones de los museos, pero ya ha sugerido que quiere convertir esta experiencia en algo que se pueda trasladar a las grandes ciudades. La presencia de otras personas de nuestro alrededor y su comportamiento impredecible e incontrolable a menudo se ven como un inconveniente que debe tolerarse. Esto se debe a que la presencia de cada persona y sus alrededores no tiene un efecto visible en la ciudad, pero si ciudades enteras fueran envueltas en el tipo de arte digital concebido por Teamlab posiblemente las personas comenzarían a ver la presencia de otros residentes como algo positivo. Evidentemente esto abre un debate también sobre el control y las responsabilidades de los ciudadanos que, aunque lejano, es interesante que surja en un foro tan inusual como este.

Borderless de Teamlab en Japón.

Loading...