El humor como catarsis contra el coronavirus

La fotógrafa y artista visual Sabine Pigalle ha querido aportar una nota de ironía a estos tiempos convulsos. En su serie My Corona Diary ha reciclado pinturas de antiguos maestros y las ha incorporado a la "nueva normalidad" añadiéndoles objetos que se han convertido en parte habitual de nuestra vida cotidiana. Cuando alguien es capaz de juntar un cuadro clásico y una mascarilla higiénica, es imposible no esbozar una sonrisa.

1 / 6
HEY MISTER TAMBOURINE MAN CMJN. Hey mister Tambourine man!

Hey mister Tambourine man!

ALTERNATIVE MASK FOR NIGHT BIRDS CMJN. Alternative mask for night birds

Alternative mask for night birds

MESSAGE IN A BOTTLE CMJN. Message in a bottle

Message in a bottle

BABEL TOWER EFFECT CMJN. Babel tower effect

Babel tower effect

DISTURBANCES PROTECTION EQUIPMENT CMJN. Disturbances protection equipment

Disturbances protection equipment

EASTER BUNNY CMJN. Happy easter to all

Happy easter to all

Gran parte del trabajo de Sabine Pigalle (Rouen, Francia, 1963) se centra en la reinterpretación de los mitos. La historia religiosa, la mitología y los pintores primitivos flamencos son su fuente de inspiración. Pigalle produce fotografías híbridas en diferentes series, principalmente dedicadas al arte del retrato, que combinan lo contemporáneo con referencias al arte antiguo.

Desde el primer día del confinamiento por el COVID-19 decidió llevar un “diario” de la situación reciclando pinturas de viejos maestros y vinculándolas con las nuevas rutinas y hábitos creados por la pandemia. Creó un retrato todos los días y lo publicó en su cuenta de Instagram. Para ella, este diario “oscila entre el dolor y la esperanza, aporta una sonrisa en medio de este período de dudas ante el futuro”. Lo hace, además, con un estilo visual que, según Pigalle, “trabaja las nociones de memoria colectiva, patrimonio y sedimentación temporal”.

“El tono burlesco, a menudo irónico, es algo catártico, una forma de abordar la angustiante situación de ansiedad con la risa, pues esta no es más que la forma cortés de la desesperación –explica Sabine–. Es una estrategia de resistencia frente a la incertidumbre que ha creado esta prueba colectiva”. La venta en Instagram de My Corona Diary ayuda al movimiento #artistsupportpledge, la cadena de solidaridad entre artistas con el objetivo de crear un círculo virtuoso de ayuda mutua.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?