Una casa pequeña con una distribución espacial perfecta

El uso estratégico de la luz natural permite que la casa del interiorista Thomas Mescchaert gane en metros, visualmenta hablando. El color blanco en paredes, suelo y techo y la ausencia de tabiques en el área social contribuyen a crear el mismo efecto.

1 / 9
cocina-en-la-casa-del-interiorista-Thmas-Meeschaert-en-Gante-Belgica

La principal pieza de la cocina es una isla de mármol de Carrara que aporta una luminosa elegancia. El grifo en forma de arco en color negro es el modelo Vola de Arne Jacobsen.

escaleras-en-la-casa-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-en-Gante-Belgica

La escalera es de hormigón, y cuenta con un decorativo acabado en terrazo. Dividida en dos tramos, conduce a la primera planta, donde se encuentran el estudio y el dormitorio.

casa-en-Belgica-del-interiorista-Thomas-Meeschaert

Los ladrillos rojos de la fachada penetran hasta la entrada y se repiten en las paredes que rodean el jardín y también en la terraza que queda al fondo.

dormitorio-y-bano-en-la-casa-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-en-Gante-Belgica

En el dormitorio, la cama es de Hay, la manta y los cojines, de Teixidors y la lámpara de pie es la Austere, un diseño de Hans Verstuyft para Trizo21. El mármol de Carrara de la bañera y la grifería Vola conectan con los que se han utilizado en la cocina.

casa-en-Gante-Belgica-del-interiorista-Thomas-Meeschaert

En la cocina, los armarios se han pintado del mismo color que la pared para minimizar su presencia. Sobre la isla de mármol, dos lámparas Lotis Tubed, de Modular Lighting.

casa-en-Belgica-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-2

Las formas del sillón Cuba, de Morten Gøttler para Carl Hansen & Søn, dan dinamismo al salón. Delante del sofá se ha ubicado la mesilla Occasional LTR, de los Eames, editada por Vitra.

rincon-del-comedor-de-la-casa-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-en-Gante-Belgica

La mesa del comedor es un diseño de Marieke Decuypere hecho a medida con pino Douglas, al igual que el banco. Sobre la mesa, jarrones de Lyngby Porcelain. Silla PP58, de Hans J. Wegner para PP Möbler. Lámpara Mass Light, de Norm Architects para &Tradition.

cuadro-en-la-casa-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-en-Gante-Belgica

Sofá modular Mags Soft, de Hay, con cojines de la misma firma. El cuadro es de Anna Nowak, en The Poster Club.

casa-del-interiorista-Thomas-Meeschaert-Belgica

La rotundidad de una entrada opaca construida con ladrillos contrasta con la transparencia de una ventana de grandes dimensiones.

Sobran las dudas alrededor del dilema que plantea el deseo de espacio cuando las dimensiones reales con que contamos son más bien pequeñas. Para el interiorista Thomas Meeschaert, la respuesta es clara como el agua: la luz. Nos lo demuestra en su propia casa, situada en el centro de la ciudad de Gante (Bélgica) y, sin embargo, silenciosa como si estuviera rodeada de un bosque. Y más espaciosa de lo que indica la superficie nominal. Los ladrillos rojos de la fachada se repiten en las paredes que circundan el jardín y en la terraza del fondo. “Queríamos –explica Meeschaert– que la casa diera sensación de espacio, así que trabajamos alrededor de la luz del día. En cada rincón de la casa, la luz agranda las dimensiones”. La distribución solo ha considerado las habitaciones necesarias, y ha favorecido con luz natural sobre todo los lugares de trabajo: “El estudio está en casa, y nada me hace más feliz que la luz natural ilumine las mesas en que nos concentramos en cada proyecto”, dice Thomas Meeschaert. La paleta cromática y los materiales naturales (como la pintura a base de arcilla) han colaborado en la creación de la atmósfera deseada. Ilusión de espacio, a través de la luz.

El mobiliario que decora los espacios no es en tonos claros por azar. Tanto la mesa de Marieke Decuypere, que ocupa una gran parte del comedor, como la sillón Cuba de Morten Gøttler para Carl Hansen & Søn, por citar dos ejemplos, son de colores neutros y contribuyen a amplificar el espacio.

La cocina de esta casa merece una atención especial.Con una isla en mármol de Carrara, proyecta una luz especial al proyecto. Los armarios de la parte trasera, en color crema, se funden en el espacio y ayudan a dar la atmósfera de continuidad buscada por el interiorista. El mismo tipo de mármol se repite en la bañera, situada en el piso de arriba, en un baño que comunica con el dormitorio y que contribuye a dar sensación de profundidad.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?