Un estudio español diseña el metro de Oslo

Los estudios Mestreswåge, Imago-Cerejeira y José Gigante conciben una de las estaciones de la línea que unirá el centro con su área metropolitana

David Quesada

Proyecto Volare para la estación Flytårnet del metro de Oslo.

Ya en los años ochenta la banda de punk rock viguesa Siniestro Total proclamaba en clave gamberra las bondades de una entente luso hispana titulando su tercer álbum de estudio Menos mal que nos queda Portugal. Y es que nuestra relación con el vecino de la piel de toro a veces no dista de la de los moradores de una escalera: tan cercanos físicamente como tan ajenos a sus respectivos asuntos.

Afortunadamente, la nueva arquitectura, la que practican tanto la aristocracia de las estrellas más consagradas como la mesocracia de los estudios más pequeños pero no por ello menos inquietos, parece desconocer la palabra frontera. Y eso se aplica tanto a su capacidad para competir allende su país de origen como para buscar complicidades con otros profesionales internacionales para formular propuestas potentes.

Proyecto Volare para la estación Flytårnet del metro de Oslo.

Es el caso de los estudios Mestreswåge, Imago-Cerejeira Fontes y José Gigante, que trabajando conjuntamente desde Barcelona, Braga y Oporto, respectivamente, han logrado hacerse con el proyecto de diseño de una de las seis estaciones de la nueva red de metro que unirá el centro de Oslo con su área metropolitana. En concreto se trata de la estación de Flytårnet, que está situada cerca de la antigua torre de control de Fornebu, del viejo aeropuerto de Oslo. La zona alberga en la actualidad las sedes de Telenor y Equinor –dos de las compañías más importantes de Noruega–, el centro cultural Bærum kunsthall, un área en la que está planificada una zona residencial con 7.000 nuevas viviendas y nuevas oficinas.

La futura estación, un túnel de 120 metros de largo con plataforma central y con entrada en ambos extremos, ha sido conceptualizada no solo como acceso a la nueva red de metro, sino como un destino en sí misma, es decir, como un intercambiador entre autobús, metro, bicicleta y peatón cuyas dinámicas propicien que se erija como un centro de movilidad sostenible.

Proyecto Volare para la estación Flytårnet del metro de Oslo.

Los tres equipos, con su propuesta Volare, han apostado por una arquitectura simple y tipológicamente reconocible, a la vez que han introducido elementos que dotan a la estación de una identidad propia. Muestra de ello son los dos accesos a la estación, que han sido diseñados como cajas de vidrio con cubiertas independientes en voladizo que brindan protección contra el sol y la lluvia, y que a modo de homenaje a la historia de Fornebu, antiguo aeropuerto de la capital noruega, remiten a las alas de los aviones de época.

Loading...