Cien años de César Manrique

Lanzarote celebra el centenario de uno de sus vecinos más excepcionales y uno de los responsables de que hoy en día la isla se mantenga como un paraíso casi virgen.

Nuria López

1 / 6
Retrato César Manrique.

1 / 6

César Manrique fotografiado en medio del Jardín de Cactus. Este espacio fue inaugurado en 1991, en una antigua zona de extracción de áridos de Lanzarote que se había convertido en un basurero. Fue la última gran intervención de Manrique en la isla.

Mirador del Río.

2 / 6

El Mirador del Río, frente al islote de La Graciosa, un verdadero ejemplo de construcción integrada en el paisaje.

Jameos del agua.

3 / 6

Los Jameos del Agua, una de sus primeras obras tras su regreso de EE.UU. Este espacio construido entre 1964 y 1966 consiste en un tubo volcánico del norte de la isla. Se trata de una de las obras esenciales en la trayectoria del creador, además de representar su primera gran actuación de arte público en el paisaje lanzaroteño.

Monumento alcampesino.

4 / 6

El Monumento a la Fecundidad culmina la Casa Museo del Campesino, con la que el artista quiso reconocer el esfuerzo de los campesinos de Lanzarote, que se enfrentaron a las condiciones más adversas para dar vida al territorio. Su construcción comenzó en 1968, y está ubicada entre los pueblos de Mozaga y San Bartolomé.

Villla Tahiche.

5 / 6

Taro Tahiche, la espectacular casa de César Manrique. En la construcción, de 1968, Manrique sacó partido al espacio natural formado por las cinco burbujas volcánicas de una colada de lava de Teguise, actual sede de la Fundación que lleva su nombre. Posteriormente pasaría a ser La Fundación César Manrique.

Juguete del viento.

6 / 6

Uno de sus Juguetes del viento.

Érase una vez un hombre anclado a una isla y a su naturaleza que llevaba dentro la fuerza de un volcán: César Manrique. Ni su persona ni su obra se puede entender sin Lanzarote, a la vez que la isla no puede hacerlo sin Manrique.

Durante todo el 2019 se celebra el centenario de su nacimiento con la evidencia de que tras 27 años de su muerte, su voz sigue hablándole a la isla y recordándole al mundo la importancia de mantener a salvo el planeta.

Definir a Manrique supone una labor compleja por la infinitud de aristas que conforman su efigie. Creador polifacético, vitalista, de espíritu hedonista, pasional, extrovertido y hábil en el manejo de la palabra. Amante de la naturaleza, defensor a ultranza de la libertad y fiel a una actitud combativa, lo que le llevó a ser una figura clave del movimiento ecologista en España.

Lo dejó todo y se fue a Nueva York de donde regresó siendo un artista. Palabras como estas explican muy bien el porqué de su vuelta: "(...) más que nunca siento verdadera nostalgia por lo verdadero de las cosas. Por la pureza de las gentes. Por la desnudez de mi paisaje y por mis amigos (...) Mi última conclusión es que el hombre en Nueva York es como una rata. El hombre no fue creado para esta artificialidad. Hay una imperiosa necesidad de volver a la tierra. Palparla, olerla. Esto es lo que siento."

Aquí empezó su campaña de sensibilación para que los isleños valorasen y respetasen el estilo tradicional arquitectónico de su tierra. Para ello no dudó en explicar a sus vecinos que no debían derribar las casas o una parte de ellas en mal estado para construir un garaje o una ampliación, empleando aluminio en vez de madera. Igualmente convenció al Gobierno de la Isla para que erradicaran el uso de las vallas publicitarias del paisaje y de las carreteras.

Su primera obra fue la gruta de los Jameos del Agua, quizás la más espectacular, con su famoso y espectacular auditorio natural. La segunda fue su propia casa, luego el Mirador del Río donde logró una armonía perfecta entre espacios y volúmenes, también realizó una vivienda de estilo típicamente lanzaroteño que sirviera de modelo y ejemplo, la Casa del Campesino.

Su deseo de vivir con la lava lo realizó en su propia casa en el Taro de Tahiche. Una belleza única y un ejemplo de integración de una vivienda en la naturaleza, constituyendo un oasis en medio de un río de lava azul-negra petrificada.

Celebramos tus 100 años, Manrique revolucionario, adalid de la naturaleza, artista del medio ambiente, visionario de lo sostenible.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?