Ponte creativo con los textiles y tejidos que tengas por casa

Antes de pensar en deshacerte de unas sábanas o unas toallas que ya no usas, toma nota: pueden adquirir una segunda vida.

1 / 11
Cojines confeccionados con telas de Designers Guild. Cuatro Lados

Cuatro lados

Tanto si se hacen a mano como a máquina, hacer fundas de cojín es sencillo y no requiere de mucho tiempo. Consiste en coser retales de colores y texturas y combinarlos en función de cada gusto, con los que después envolver el cojín. Según cuentan desde Gancedo: “se pueden utilizar dos tejidos diferentes, siempre que se coordinen en base al color. Aunque los diseños de las telas sean diferentes, si el colorido combina, no han ningún problema”. Para cerrarlo se puede optar por cremalleras, velcros o botones. no hay ningún problema.

Marcos de fotos

En marco

Si estás pensando en crear un collage de marcos, toma nota de las propuestas del editor textil Güell Lamadrid: “¿Por qué no intentas darles un toque original y en lugar de llenarlos con ilustraciones o fotos, lo haces con telas? Recuerda seleccionar tejidos con colores que combinen entre sí, así es imposible equivocarse”.

the glass house sanderson gancedo

Tonos de naturaleza

Si decides quitar las cortinas del salón y no sabes qué hacer con la tela, arriesga y cubre con ella la mesa de tus comidas diarias. Los tonos verdes, como la colección The Glass House de Sanderson, editada por Gancedo, ayudarán a poner un toque selvático en tu casa. Entre la gran variedad de diseños que componen esta selección, destacan los estampados de hojas verdes, poco discretos, tanto en telas para cortinas y tapicerías como en papeles.

Desde Gancedo explican que, si lo que se busca es hacer manteles individuales decorativos, cualquier tipo de tela sirve. Sin embargo, para utilizar como bajo mantel, hay que apostar por telas lavables como linos y algodones con poliéster.

alfombrilla ratón

En el escritorio

Añade un poco de color a tu mesa de trabajo con una alfombrilla casera para el ordenador. Sólo necesitas un poco de tela y pegamento para que se adhiera al corcho. Sencillísimo.

toallitas para eliminar maquillaje hechas a mano

Piel impoluta

Si se tiene una toalla en casa que sólo ocupa un espacio en el armario y no se utiliza, puede reconvertirse en pequeños discos desmaquillantes de algodón. Son la alternativa ecológica para la limpieza facial diaria. Para hacerlos hace falta tela de algodón y felpa de toalla y si se usan para retirar el maquillaje y limpiar la piel  contribuiremos a reducir la cantidad de residuos que generamos cada día ya que estos discos son lavables y reutilizables.

banderín.unsplash

Habitaciones infantiles

Los retales de tela son ideales para hacer guirnaldas con las que dar un toque de color a una habitación. Si en la estancia predominan los colores neutros, ésta es una buena opción de añadir otras tonalidades y estampados de una manera sutil.

Libro forrado con tela. Apuntes personales

Apuntes personales

Para las reflexiones, las ideas, las listas, los dibujos o apuntes. Los cuadernos pueden embellecerse si forran con telas. Combinando tejidos bonitos se puede dar un estilo nuevo a un rincón en una estantería. También son un regalo perfecto.

lámpara habitat

Textil lumínico

Forrar una pantalla de una lámpara requiere de cierta destreza pero no es tan difícil como puede parecer, sobre todo si se dispone previamente de la estructura. Con un poco de pericia puede quedar un diseño tan estiloso como este de Habitat.

Bastidor con tela para decorar la pared. Para la pared

Para la pared

Otra opción para darle una segunda vida a los retales de telas es ponerlas en un bastidor y colgarlas como elemento ornamental. “Elige varias telas que se adapten a tu estilo de decoración, nosotros te sugerimos los motivos tribales que son imprescindibles en los interiores más actuales, y enmárcalas con bastidores de bordado. Es una manera súper original y muy fácil de decorar tu pared”, cuentan de Güell Lamadrid.

 

Neceser hecho con tela tejana. Pequeñas cosas

Pequeñas cosas

Si quieres aprovechar tus retales de una manera fácil y tienes algo de maña, sólo necesitarás aguja e hijo y una cremallera para crear un neceser o un monedero, según el tamaño que elijas.

Cojin de patchwork moderno de hamabi

Con distintos retales

En el siglo XVIII, un grupo de europeas que emigró a América del Norte, sacó su ingenio para confeccionar sus propias mantas con las que protegerse del frío. Con este reciclaje de telas nació lo que hoy se conoce como patchwork, que consiste en unir piezas de telas de diferentes colores y tamaños para crear una más grande a través de los retazos. Esta técnica originalmente ideada para el ahorro y la reutilización de restos textiles hoy es un pasatiempo con el que se pueden diseñar desde piezas únicas a diseños que desprenden modernidad por todos los costados, como ejemplifica este cojín de Hamabi. Si estás pensando en introducirte en este mundo y no sabes cómo empezar, echa un vistazo a los cursos que esta firma ofrece en Domestika, en los que se aprende a desarrollar una paleta de color única y a crear un bolso con diseño geométrico.

"No tengas miedo de la perfección, nunca la vas a alcanzar", dijo Salvador Dalí. Con esta frase del genio de Figueras, en el día de la creatividad proponemos despojarse del miedo y lanzarse a la creatividad reciclando telas, toallas y otros textiles que tengamos en casa y reconvertirlos en otros objetos diferentes con un fin decorativo y útil. Porque reciclar no es únicamente depositar los envases en el contenedor amarillo o el papel en el azul. También se trata de mirar con otros ojos los objetos que nos rodean y darles una segunda vida. Sólo se necesita tener un poco de imaginación y algo de maña.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?