Rilke, pura poesía en el centro de Barcelona

Cenar en este establecimiento en el corazón de la ciudad condal es una experiencia que va más allá de la meramente gastronómica. Este templo de la decoración refinada y elegante ofrece paisajes tan apasionantes dentro como fuera del plato.

1 / 5
entrada restaurante Rilke Barcelona

La entrada se realiza a través de una paradisíaca sala, con un techo adornado con molduras y una cristalera que filtra la luz en tonos azules.

comedor restaurante Rilke

El espejo colocado a modo de cenefa multiplica la belleza del salón, un lugar en el que diferentes tonalidades de azul se encuentran para pintar un paisaje plácido y acogedor.

Sala Mallorca restaurante Rilke Barcelona

La sala Mallorca recibe la mágica luz de un conjunto de lámparas en forma de lágrimas. Es la nota sensible de un espacio que invita a las conversaciones sosegadas.

Jardin de noche del restaurante Rilke Barcelona

El jardín alcanza su máximo esplendor por la noche, gracias a una sabia iluminación que incide sobre la magnética estatua y la evocadora fuente.

techo restaurante Rilke Barcelona

El Rilke también aporta modernidad con sus luces de neón y un artístico techo en tonos rojos, centro de todas las miradas.

En la calle Mallorca 275, en el corazón de l'Eixample, se encuentra el Rilke, restaurante con nombre de poeta. Y algo de Praga -lugar de nacimiento de Rilke- hay en este local con interiores suntuosos y atmósfera mágica.

La entrada es una declaración de intenciones. Butacas de terciopelo azul y naranja ponen la nota de color en un espacio con cuatro columnas enmarcando la barra. Pero lo más precioso está aún por llegar. Solo hay que elevar la mirada unos centímetros para disfrutar de un techo adornado con molduras y rematado con una cristalera en tonos azules; un regalo inesperado.

El comedor es acogedor, con una colección de lámparas aportando una luz cálida y respetuosa. El azul navega por las paredes, por las butacas y por los bancos, que invitan a tener una conversación sosegada. El suelo, de parqué, contribuye a crear este ambiente sofisticado, casi literario y un poco versallesco.

A un lado encontramos la sala Mallorca, que no sabemos si se llama así por la calle o por la isla. En ambos casos, sería un tributo. Sobre una mesa rectangular, cae un conjunto de lámparas en forma de lágrima que aportan la nota sensible. Las molduras (de nuevo) en techos y paredes, un espejo apaisado con el marco dorado o un aparador de mármol con las puertas acristaladas reúnen todos los alicientes para hacer de esta sala un lugar de encuentros memorables.

Pero el Rilke no termina en sus paredes, sino que es un restaurante con mucha vida exterior. La que ofrece el espectacular jardín que esconde, y que es un compendio de belleza gracias a una estatua de figura grácil, una relajante y conmovedora fuente y el frescor que aportan las hojas de los árboles, minuciosamente plantados por un paisajista experto. Aún no hemos hablado de la carta. Dejaremos que la descubras tú mismo.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?