Si quieres una casa minimalista cálida, estos son los 9 cambios que tienes que hacer

Descubre cómo fusionar la serenidad del minimalismo con la calidez acogedora en tu hogar con estos nueve consejos clave

Menos es más si además resulta cálido.
THE SIBARIST
Gala Mora
Gala Mora

Periodista especializada en diseño y estilo de vida

El minimalismo es un estilo de vida que abraza la simplicidad y la reducción de lo superfluo. En el ámbito de la arquitectura, el diseño de interiores y la decoración, esta filosofía se ha convertido en una tendencia cada vez más popular. El estilo escandinavo o nórdico es una muestra de ello, y su implantación en nuestros hogares está más que a la orden del día.

Sin embargo, algunos pueden pensar que el minimalismo puede resultar frío y austero. Pero aquí está la buena noticia: es posible tener una casa minimalista que también se sienta cálida y acogedora. Y es que una casa minimalista cálida no es una contradicción, sino una forma de combinar la elegancia y la simplicidad con la comodidad y la calidez.

La clave está en encontrar el equilibrio adecuado y en seleccionar cuidadosamente los elementos que realmente aportan valor a tu vida y tu espacio. Con un enfoque consciente y una planificación adecuada, puedes disfrutar de lo mejor de ambos mundos en tu hogar

1. Paleta de colores cálidos

Opta por tonos neutros y suaves como el beige, el gris claro, rosa palo o los tonos tierra. Estos colores aportan calidez y crean una atmósfera relajante.

2. Texturas acogedoras

Introduce texturas suaves y acogedoras como la lana, el terciopelo y el algodón en tus muebles y accesorios. Cojines mullidos y mantas suaves añaden un toque de comodidad, y los accesorios redondeados o las líneas curvas y orgánicas en determinadas piezas, también ayudan.

Hay texturas que invitan al descanso.

3. Madera natural

La madera es un elemento clave en la decoración minimalista cálida. Utiliza muebles y elementos de madera natural para aportar calidez. El acabado, al gusto.

4. Iluminación suave 

Opta por una iluminación suave y difusa en lugar de luces brillantes y directas. Las lámparas de pie con pantallas de tela y las velas crean un ambiente acogedor. O hazte con una tira de pequeñas luces que, distribuidas por puntos estratégicos de la casa, aportan un extra de calidez

Los toques de madera siempre son un acierto.

5. Arte y decoración selectiva

Mantén la decoración al mínimo y elige cuidadosamente piezas que tengan significado para ti. Unas pocas obras de arte bien seleccionadas pueden ser el punto focal de una habitación. A veces una fotografías en blanco y negro o un espejo, pueden ser suficientes.

6. Muebles funcionales

Los muebles minimalistas suelen ser funcionales y elegantes. Prioriza la calidad sobre la cantidad y selecciona piezas que sean versátiles y prácticas, con capacidad de almacenaje y discretos, que su presencia sea casi sugerida.

¿Y qué tal una pieza de arte?

7. Espacios despejados 

Mantén las superficies libres de desorden y evita acumular objetos innecesarios. Un espacio ordenado es esencial para el minimalismo, y además te ayudará a tener todo más controlado. Dos en uno.

8. Naturaleza en el interior

Incorpora plantas de interior para añadir vida y frescura a tu hogar. Las plantas también ayudan a purificar el aire y a crear un ambiente relajante.

Las plantas siempre son una alegría en casa, sin importar el estilo que escojas.


9. Alfombras y tapices

Las alfombras suaves y los tapices pueden suavizar la apariencia de los suelos duros y las paredes blancas. Además, añaden calidez y textura.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?