A finales del año 1964, el artista holandés Willem G. Van der Hulst ubicó su casa-taller en un paraje boscoso de Holanda, fascinado por las vistas. El entorno se convirtió en la fuente de inspiración para sus pinturas y esculturas. Muchos años después, Studio Asker ha transformado esta vivienda-estudio formada por dos grandes bloques de madera en una casa de vacaciones familiar, respetando el espíritu art��stico de las construcciones originales y dotándolas de una agradable atmósfera de serenidad para una convivencia sosegada y feliz.

El mismo paisaje que encandiló al artista en los años sesenta ha inspirado la reforma llevada a cabo por el estudio de Ámsterdam. El diseño interior se alía con la naturaleza para crear un ambiente orgánico, con una paleta de materiales y colores rica en texturas.

"Para los suelos y techos se eligió madera de roble de calidad, sin nudos, como base tranquila de la casa", explican desde el estudio de arquitectura. El acabado uniforme crea una sensación de seguridad e intimidad. En el salón, las ventanas en voladizo enmarcan las vistas como si fueran obras de arte, haciendo un guiño al pasado artístico de la casa.

Una intervención importante fue la eliminación de algunos muros alrededor de la entrada de la residencia principal, lo que abrió todo el espacio, creando una circulación más fluida. La inspiración para el proyecto procedió de una interpretación personal del "modernismo escandinavo", líneas puras y simples y la funcionalidad de los muebles.

La tradición y la artesanía eran centrales, y esto se refleja, por ejemplo, en el mueble principal de la cocina, que continúa a modo de aparador. El diseño es uniforme y firme, pero, visto desde cerca, se pueden apreciar algunos detalles tradicionales, como los azulejos de espiga o los bordes cincelados a mano alrededor de la encimera de piedra natural. Cálido, ligero y con mucha madera, es un refugio que permite huir a la familia del estrés de la ciudad. 

El salón, con vistas al bosque, está decorado con muebles de madera de roble de edición limitada, concretamente con una mesa de centro y butacas tapizadas en lino, terciopelo u otros materiales, todo de los portugueses Studio HAOS.

1 /9
Stationsweg 10-2 HR 1

El encargo incluía la realización de una casa de vacaciones y otra de invitados que puede ser habitada también por la familia en un futuro.

Stationsweg 10-8 HR 1

La selección de materiales y mobiliario está en línea con los principios estéticos de la casa. Todo se ha mantenido puro y simple, con atención a la función, la artesanía y la calidad de los acabados, y con una predilección por las líneas horizontales.

Stationsweg 10-11 HR 1

El diseño es uniforme y firme.

Stationsweg 10-16 HR

La bañera es un modelo de la firma Woodio, una empresa que diseña y fabrica con un proceso cercano al carbono neutral.

Stationsweg 10-18 HR

En el dormitorio el armario de madera natural se prolonga en un cabecero que integra los interruptores y crea una práctica repisa para apoyar ilustraciones y objetos decorativos.

Stationsweg 10-21 HR

En el baño, el lavamanos combina dos materiales diferentes con sutileza.

Stationsweg 10-25 HR

En el comedor, las sillas CH33T, diseño de Hans J. Wegner para Carl Hansen & Søn.

Stationsweg 10-34 HR

El proyecto, compuesto por dos bungalós de madera, es una antigua casa-estudio que fue construida en 1964 para el pintor y escultor Willem G. Van der Hulst.

Stationsweg 10-35 HR

La conexión con el entorno natural ha guiado la reforma de Studio Asker. La casa está rodeada de bosque y un paisaje de pólderes–terrenos ganados al mar en Holanda–. Un estanque para nadar a su alrededor forma una isla con impresionantes vistas.