Siete cosas que no sabías de las Torres KIO de Madrid

Los rascacielos Puerta de Europa, conocidos como las Torres KIO, son probablemente una de las arquitecturas más reconocibles del skyline madrileño. Su historia y diseño esconden muchos datos curiosos que quizá no sabías hasta ahora.

Quique Huertas, Dominio Público, via Wikimedia Commons.
Sara Barragán del Rey
Sara Barragán del Rey

Periodista especializada en arte y cultura visual

 

 

Las Torres KIO, cuyo nombre oficial es 'Puerta de Europa', no pasan desapercibidas en el skyline de Madrid. Diseñadas por John Henry Burgee y Philip Cortelyou Johnson, tienen una altura de 115 metros y una inclinación que alcanza los 14,3 grados. Estos dos edificios gemelos, que en su momento fueron de los rascacielos más altos de la capital, se construyeron entre 1990 y 1995 en plena Plaza de Castilla, y durante estos años estuvieron envueltos en tramas, juicios y muchos contratiempos hasta su inauguración en 1996. Quizá, por ello, el proyecto tuvo 'mala fama' desde el principio. Hoy desvelamos esas y otras curiosidades que no sabías (o que tal vez, hemos ido olvidando) de estos rascacielos gemelos.

Foto: Creative Commons, via Wikimedia Commons.

1. De empresas y estafas

El nombre popular de Torres KIO se toma del principal accionista de la promoción, la empresa de Kuwait KIO, acrónimo de Kuwait Investment Office. Las obras comenzaron en 1989 pero, debido a la crisis que se vivía en ese momento estuvieron paralizadas dos años. Tras su construcción tuvo lugar un juicio llamado 'caso KIO' en el que se condenó al empresario Javier de la Rosa por el desvío de más de 375 millones del grupo KIO y de su filial española Grupo Torras. Tras inversiones de más de 4000 millones de dólares en apenas un lustro, a KIO le sobrevino la primera gran crisis económica de la democracia de España. Unido al fraude protagonizado por De la Rosa, que terminó en la cárcel, y la invasión de Kuwait por Irak, el imperio KIO se derrumbó en España hasta protagonizar lo que en su momento fue una histórica suspensión de pagos de 300 000 millones de las antiguas pesetas. La sombra de todo aquello, siempre ha acompañado la historia de estos edificios. Posteriormente, en 1997, Caja Madrid adquirió la torre oeste por 98 millones de euros, que después pasó a ser de Bankia. Actualmente, vistas desde el sur, la torre izquierda pertenece a Caixa Bank, y la derecha a la inmobiliaria Realia.

2. Los primeros rascacielos inclinados del mundo

Centrándonos en su arquitectura, las Torres KIO se convirtieron en las primeras torres inclinadas del mundo. Porque no, la Torre Pisa de Florencia no se lleva ese mérito ya que su inclinación no fue intencionada. En este caso, sin embargo, la inclinación estuvo presente desde la primera fase del diseño, cuando el americano Philip Johnson aseguraba: "Hay que acabar con el ángulo recto si no nos queremos morir del aburrimiento". Para que la estructura aguante esta disposición, la mayor parte de su peso se carga sobre un eje central de acero y hormigón, dejando la parte más inclinada mucho más ligera. Las torres cuentan con un contrapeso subterráneo de 15.000 toneladas ubicado en el lado puesto a la inclinación. El diseño estructural corresponde a la firma Leslie F. Robertson Associates, la que también calculó las Torres Gemelas de Nueva York (diseño de Minoru Yamasaki), la Torre del Banco de China en Hong Kong y el Museo Miho en Japón, ambas obras de I.M.Pei .

Foto: Jandira Sonnendeck / Unsplash

3. No hay dos plantas iguales

A consecuencia de su inclinación, cada una de sus 27 plantas tiene una distribución diferente, ya que los límites del espacio se van desplazando respecto al núcleo central, donde se encuentran los ascensores. Cada una cuenta con unos 1.175 metros cuadrados de extensión, aproximadamente.

4. Recorrido en vertical

Además, debido a la forma diagonal del edificio, sus ascensores no pueden recorrerlo hasta la última planta, porque lo que algunos ascensores solo llegan hasta la planta 13, y otros parten de esta hasta la 27. En total, cada una de las torres cuenta con ocho ascensores.

Foto: Fernando Losada Rodríguez, Creative Commons, via Wikimedia Commons.

5. Busca las diferencias

Aunque parecen casi iguales, es posible diferenciarlas, porque una de ellas es un centímetro más alta que la otra. Algo que, por otro lado, es totalmente imperceptible si las miramos desde abajo. Como no tenemos tanto ojo, si vamos por el aire, también podremos ver diferencias desde arriba. Las dos torres cuentan con helipuertos en su cubierta superior, pero uno es azul (el de la torre Europa I, a la izquierda) y otro es rojo (en Europa II). Si eres una alta personalidad del mundo de los negocios y te has desplazado en helicóptero por Madrid, esto ya lo sabías.

6. Protagonistas en el cine

Es imposible no relacionar esta mítica Puerta de Europa con el film El día de la Bestia, donde las Torres KIO se convirtieron en protagonistas durante las últimas escenas de la película de Álex de la Iglesia. Lo curioso es que, al estar rodada en 1995, podemos ver las torres aún en fase de construcción. Pero aquí no termina la carrera cinematográfica de esta arquitectura emblemática que también ha aparecido en otras obras del cine español como 'Torrente 3: el protector', 'Carne trémula', 'Éxtasis' y 'Abre los ojos'.

Foto: Tiia Monto, Creative Commons, via Wikimedia Commons.

7. ¿Se pueden visitar?

Como son torres de oficinas, no se pueden visitar para admirar la sensación que se vive desde dentro de estos dos rascacielos gemelos de hormigón, acero y vidrio. Solo en ocasiones especiales, como en la última edición del festival Open House Madrid (celebrado el pasado mes de septiembre) cuando estuvo abierta al público la Torre Realia/The Icon, con visita organizada y parada en el helipuerto.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?