Cómo cuidar la flor de Pascua para que viva más allá de la Navidad

Para que esta delicada planta de interior dure todo el año sólo necesita tu ayuda con los cuidados apropiados. La Flor de Pascua quiere quedarse en tu casa más allá de la Navidad.

La Poinsettia es muy delicada y requiere de ciertos cuidados para que luzca increíble por mucho más tiempo.

La Poinsettia es muy delicada y requiere de ciertos cuidados para que luzca increíble por mucho más tiempo.

Es la planta estrella de la Navidad. Con sus características hojas de vibrante color rojo, la Euphorbia pulcherrima, más conocida como Flor de Pascua o poinsettia, es la planta más popular de estas fechas (aunque hace poco te propusimos algunas alternativas para ser más original). La vemos en todos los rincones dando vida a las calles, casas o parques. Esta planta está asociada a la temporada navideña, ¿pero sabías que no se trata de una especie de temporada? Es un arbusto de hoja perenne que, convenientemente cuidado puede alargar su vida más allá de las fechas festivas y seguir creciendo.

Esta planta es uno de los grandes iconos de la Navidad.

Esta planta es uno de los grandes iconos de la Navidad.

Origen y cuidados de la Flor de Pascua

Originaria de México, en su hábitat natural este arbusto puede alcanzar dos metros altura. Es fundamental entender que se trata de una planta tropical que no tolera el frío, por lo que durante el invierno ha de estar resguardada. Le gusta el calor, así que si vives en el sur, en un ambiente cálido, probablemente habrás comprobado que prospera muy bien en jardines. Pero normalmente, las flores de duran tan poco porque no las mantenemos en condiciones idóneas. Esta planta necesita luz pero no tolera la acción directa del sol ni las corrientes de aire. Cuando se ubican en rincones oscuros se marchitan. También son muy sensibles al exceso de agua, que las ahoga. Lo más recomendable es regarla igual que a las orquídeas, sumergiendo la maceta en un cubo con algo de agua durante unos 15 minutos. Y aunque crecen bien con el calor, las calefacciones fuertes les hacen daño. Su temperatura ideal oscila entre los 16 y los 22 grados.

Además del típico color rojo, también hay flores de Pascua con hojas en amarillo, blanco y rosa.

Además del típico color rojo, también hay flores de Pascua con hojas en amarillo, blanco y rosa.

Las flores de la Flor de Pascua

Parte del atractivo de esta planta son sus hojas rojas, pero también pueden tener un color blanco, anaranjado o rosáceo y éstas, junto con las pequeñas flores que alberga, sólo prosperan entre los meses de noviembre a febrero. Es decir, que por mucho que cuidemos la planta, las flores se van a perder y solo mantendrá sus hojas verdes y ovaladas. Aunque con la caída se pierde el color, la planta no está muerta. Si se cuida, el siguiente mes de noviembre volverá a florecer.

Para mantenerla viva todo el año es indispensable para abonarla cada dos semanas, preferentemente con un fertilizante líquido disuelto en el agua del riego. Y con la llegada del calor se puede ubicar en el exterior, en un lugar con temperaturas templadas, con acceso a luz natural y alejada de las corrientes de viento.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?