El arcoiris toma asiento

El diseñador Taehwan Kim ha creado una silla de apariencia inmaterial que consigue reflejar el espectro visible de la luz

Sofía Soláis

La silla parece atrapar la luz en su interior.

Es difícil resistirse a la emocionante sensación lumínica que produce el arcoiris. El hipnotizante fenómeno óptico descompone la luz solar en un espectro multicolor visible, que va del rojo al violeta, y dota de cierta apariencia a la luz.

La sugestiva relación entre materialidad y luz ha supuesto una experimentación constante para diseñadores y arquitectos, decididos a hacer interactuar en sus creaciones ambos conceptos para sorprender al observador. Ahora es el turno del artista coreano Taehwan Kim, que en su nuevo proyecto Light Chair consigue desconcertar al espectador con una silla que parece atrapar el arcoiris.

El efecto se consigue gracias a la combinación de policarbonato y una película dicroica.

La aparente inmaterialidad de la pieza se consigue gracias a que el asiento y la parte posterior del mueble están hechos de policarbonato transparente flexible, cubierto por un elemento llamado película dicroica. Esta película dispersa y refleja la luz a medida que la atraviesa, mientras que la combinación de ambos materiales crea el efecto hipnótico.

Un serie de ojales unen la plancha a la estructura.

El proceso que utilizó Kim fue diseñar primero el esqueleto de acero tubular lacado, sobre el que descansa la silla. Después cortó la plancha de policarbonato, una pieza única, para que se adaptara completamente a la estructura. A través de una serie de ojales la plancha se agarra a los brazos de la silla.

La silla cambia de color según la luz y la perspectiva del observador.

La interacción entre la luz y los materiales gracias a la película dicroica muestra diferentes colores en condiciones de luz cambiantes o según el ángulo de visión. La luz que pasa a través de la silla no solo altera el color del asiento, sino también su sombra reflejada.

La apariencia cambiante de la silla hace que la pieza cobre vida.

El resultado final es un cuerpo en constante variación que crea la ilusión de un haz luz atrapado en el marco de acero. Lo que hace que esta experiencia visual sea tan cautivadora es precisamente su apariencia cambiante; a medida que el observador se mueve alrededor de la silla y modifica su perspectiva, la pieza parece cobrar vida.

Loading...