Los mejores trucos de experto para cuidar bien las orquídeas en casa

Se trata de una de las flores más delicadas y que inspiran miedo a la hora de cuidarlas, por eso hemos buscado a una experta en flores que ha compartido los mejores consejos para que crezcan bien en casa.

Con su perfecta simetría, las flores de las orquídeas son unas de las más elegantes que hay. "Además, aportan color a nuestros hogares y duran meses", apunta Inés Guerault, desde Azahar Flower Boutique, en Barcelona. Su porte ornamental hace que estas plantas de interior sean una de las plantas más regaladas y aunque siempre han tenido fama de ser plantas difíciles de cultivar y de cuidar en casa, las orquídeas son una de las flores más fáciles de cultivar y cuidar. Se trata de plantas tropicales bastante resistentes, por lo que son ideales para tenerlas en casa. Basta con que reciba la luz y humedad adecuadas así como tener en cuenta unas sencillas pautas para que crezcan y florezcan año tras año:

1 /7
Rama de helecho con orquidea de color fucsia. 1.    Las hojas

1. Las hojas

La orquídea es una planta tropical a la que le gusta mucho la humedad, por eso le va muy bien que se vaporicen sus hojas una vez por semana durante todo el año. Puedes vaporizar tanto la de arriba como la de abajo, pero sobre todo se debe evitar que el agua toque las flores.

Orquideas

2. Con piedras

Estas plantas adoran la humedad, así que ayuda que crees un ambiente húmedo alrededor de tu planta. Esto se consigue poniendo piedras debajo de la maceta que humedecerás de vez en cuando.

Orquideas de color rosa fucsia. 3.    El riego

3. El riego

Lo más importante en el cuidado de la orquídea es el riego, porque muchas veces es donde más se falla en sus cuidados, especialmente por exceso de agua. Cuando ha florecido necesita recibir agua templada cada 15 días. El riego se hace por inmersión durante 15 o 20 minutos. Es muy importante dejar la planta escurrir antes de volver a colocarla en el cubre macetas.

Jarron con orquideas de color amarillo pistacho. 4. Sin flor

4. Sin flor

Una vez que la planta haya perdido sus flores necesita menos agua. Entonces hay que espaciar los riegos y hacerlo cada tres semanas, siempre por inmersión. No dudes en aportar un fertilizante especial para orquídeas para activar la floración.

Orquidea cerrada de color rosa fucsia. 5. El cambio

5. El cambio

Para saber cuándo ha llegado la hora de trasplantar tu orquídea, tienes que esperar a que las raíces rompan la maceta de plástico.

Salon blanco con orquideas amarillas en una mesilla. 6.    La ubicación

6. La ubicación

Puede vivir tanto dentro como fuera. Si su ubicación es al aire libre, escoge un rincón en el que no le dé el sol directo.

Mesa baja de madera con orquidea junto a la chimenea. 7. El truco de experta

7. El truco de experta

Una manera natural de activar la floración de tu orquídea es crear un cambio de temperatura radical: ponla en una zona fría unos días y vuelve a meterla dentro. El estrés activará la floración.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?