Raíces autóctonas en esta casa en tonos arena revestida con mortero de cal

El paisaje agreste y luminoso del Alentejo portugués ha inspirado esta casa del estudio Back Gordon que se ha diseñado como un espacio contemporáneo con ecos del vasto entorno natural.

La butaca Hunter, del diseñador noruego Torbjorn Afdal para Brukso, producida en los años sesenta. La mesa con mosaicos, del artista Roger Capron de los años setenta. Una lámpara blanca comprada en el Rastro de Madrid

La butaca Hunter, del diseñador noruego Torbjorn Afdal para Brukso, producida en los años sesenta. La mesa con mosaicos, del artista Roger Capron de los años setenta. Una lámpara blanca comprada en el Rastro de MadridFoto: Eugeni Pons

El vasto paisaje del Alentejo portugués ha inspirado esta casa de nueva planta, obra del estudio de arquitectura liderado por Ricardo Bak Gordon, quien ha realizado un diseño partiendo de un extenso depósito de agua, a ras de suelo, adosado a un muro, orientado al sur, "como si fuera una caja de resonancia de todo el paisaje", dice el autor. Este tanque de agua, que también podemos llamar piscina, fue diseñado para reflejar el entorno rural circundante, que está formado por terrenos herbosos y arenosos. Del otro lado de este muro se ubican los espacios sociales y dos salas de "fresco", lugares de transición entre el interior y el exterior, considerados como fundamentales para la vida cotidiana de la casa. Alrededor del pequeño patio interior gravitan diferentes áreas privadas. "El paisaje de Alentejo es muy horizontal y la luz del sol es muy geométrica", dicen desde el estudio, de forma que "la relación entre la luz y la sombra se convirtió en un elemento fundamental de este proyecto". También la tradición edilicia de la zona ha sido decisiva en el uso de materiales, pues la argamasa de cal, que cubre todas las superficies, siempre se ha utilizado en las construcciones ancestrales de esta región portuguesa. Una casa con raíces autóctonas.

1 /12
Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

El tono arena del estucado de las paredes y del revestimiento de hormigón del suelo crea una atmósfera cálida y nos remite al origen rural de la casa. 

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

La casa está totalmente revestida con mortero de cal y aislada del exterior con corcho.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

Al tono arena del estucado se suman la chimenea esquinera y el suave paisaje de encinas se cuela por los ventanales. El sofá se ha hecho a medida, y los cojines son de Zara Home. Alfombra, de IKEA. La mesa de centro, una pieza vintage de los años cincuenta, se compró en el Rastro de Madrid.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

El rincón que acoge la chimenea es un lugar en el que pasar las horas leyendo o mirando el fuego sentados en uno de los sillones de cuero. Lámpara Daphine Terra, de Tommaso Cimini para Lumina. En el suelo, apoyada en la pared, una obra de Eduardo Chillida

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

En el vaso de la piscina se ha combinado el mármol blanco de Estremoz, que también recubre parte de la fachada, y el hormigón continuo AquaBright.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

En un rincón del estar, varias vasijas, compradas en mercados de artesanía, hablan del pasado agrícola del lugar donde se asienta la casa. Las butacas, de madera y con tapicería de lona, son piezas vintage de diseño escandinavo.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

La distribución interior se organiza en torno a un patio cerrado que se aprecia a través de un ventanal curvado que introduce la luz natural y deja ver la lámina de agua de un pequeño estanque. Los suelos son de cemento continuo pigmentado.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

"Nos gusta la idea de enmarca el paisaje como si fuera una pintura", dice el arquitecto Ricardo Bak Gordon.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

La argamasa de cal, que cubre todas las superficies, siempre se ha utilizado en las construcciones ancestrales del Alentejo. Este material se ha aplicado en el exterior y el interior, utilizando una tonalidad que dialoga con el color de la tierra de la región, con las vasijas de barro que surgen del trabajo manual de los artesanos y con el color dorado con el que se tiñe el cielo al atardecer.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

El diseño de la cocina es de Bak Gordon Arquitectos. El mobiliario de obra se ha hecho con mampostería de ladrillo y se ha revestido con mortero de cal. La grifería es de Quadro Diseño. Las sillas se han adquirido en berenis.net. Artesanía comprada en mercados. 

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

La relación interior/exterior se amplía para responder al paisaje y al clima y relacionarse con ellos. Un par de bloques de doble altura enmarcan el tanque de agua y contienen áreas abiertas para sentarse. La persona de la imagen luce un look de Lurdes Bergada.

Casa Alentejo argamasa de cal estudio Bak Gordon

El dormitorio comparte espacio con la zona de lavamanos, donde el espejo multiplica la luz natural que entra por la ventana. La ropa de cama es de Zara Home. La lámpara de los años cincuenta, se compró en el Rastro de Madrid. Las alfombras son de lana, confeccionadas artesanalmente en el Alentejo. Sobre el estante, una obra del artista Eduardo Chillida. La silla junto a la cama, es de Thonet.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?