Zaha Hadid diseña un rascacielos para la zona más cara del planeta

El estudio británico proyecta un edificio de 36 plantas en 2 Murray Road, un emplazamiento en el distrito financiero de Hong Kong valorado en más de 2.400 millones de euros.

El rascacielos de Zaha Hadid se levantará en pleno distrito financiero de Hong Kong, junto a otros edificios emblemáticos como el Banco de China de Ieoh Ming Pei o el edificio HSBC de Foster+Partners.

El rascacielos de Zaha Hadid se levantará en pleno distrito financiero de Hong Kong, junto a otros edificios emblemáticos como el Banco de China de Ieoh Ming Pei o el edificio HSBC de Foster+Partners.

Ríanse del precio del metro cuadrado de solar en el centro de las principales ciudades españolas; las cifras en la superpoblada Hong Kong juegan en otra liga, estratosférica. Allí, en 2018, la firma promotora Henderson Land Development adquirió un terreno en 2 Murray Road, en pleno distrito financiero de la metrópoli asiática, por la "módica" cantidad de 23.300 millones de dólares hongkoneses, lo que al cambio actual suponen 2.430 millones de euros, una cifra récord en su momento.

Cuando se complete, será el segundo proyecto del estudio londinense en Hong Kong, después de la torre Jockey Club Innovation del campus de la Universidad Politécnica, inaugurado en 2014.

Cuando se complete, será el segundo proyecto del estudio londinense en Hong Kong, después de la torre Jockey Club Innovation del campus de la Universidad Politécnica, inaugurado en 2014.

La parcela, ocupada actualmente por un aparcamiento en altura de varias plantas, está destinada a acoger un nuevo rascacielos de 36 plantas diseñado por el estudio londinense otrora liderado por la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid. Se levantará cerca de "vecinos" ilustres como la sede del Banco de China, diseñado por Ieoh Ming Pei, y el edificio HSBC de Foster+Parners. Está prevista que la construcción del edificio culmine a finales de 2022.

La construcción incluirá balcones poblados con árboles a media altura y un jardín abierto.

La construcción incluirá balcones poblados con árboles a media altura y un jardín abierto.

El rascacielos de Zaha Hadid tendrá una fachada totalmente acristalada integrada por una serie de segmentos curvos que se alzan para formar dos conjuntos de balcones abiertos llenos de árboles. Justo por encima del balcón más elevado se ubicará un jardín al aire libre y una pista de atletismo, suponemos que para que los estresados empleados que trabajen en el edificio se puedan desfogar.

El nivel inferior se conectará con la red de pasos peatonales elevados y los parques del entorno.

El nivel inferior se conectará con la red de pasos peatonales elevados y los parques del entorno.

Según los autores, la forma del rascacielos se inspira en el capullo de la flor Bauhinia, presente antaño en el entorno natural de la zona y por ello también en la bandera de la ciudad. "Evocando las formas orgánicas del mundo natural, el edificio conecta con los jardines y parques adyacentes", señalan. "Estas áreas tranquilas fluyen dentro de los generosos espacios comunales interiores. La precisión de la fachada curva de cristal refuerza esa idea de conexión ininterrumpida entre el interior del edificio y los espacios exteriores".

La zona de vestíbulo tendrá un diseño permeable para fluir con las áreas abiertas adyacentes.

La zona de vestíbulo tendrá un diseño permeable para fluir con las áreas abiertas adyacentes.

El edificio también ha sido diseñado para que alcance una calificación de sostenibilidad LEED Platinum y tres estrellas –el grado más elevado– en el Programa de Calificación de Edificios Verdes de China.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?