Así es la silla Montessori a la que los niños pueden dar su toque final

El diseñador industrial Gonzalo Milà y Lorena Canals han ideado la silla que combina madera y textil y que invita a los más pequeños a jugar con la decoración. Está fabricada artesanalmente y de forma sostenible y es fácil de montar.

Gonzalo Milà y Lorena Canals.

Aunque se ha destacado como diseñador de mobiliario urbano, ha demostrado que su talento no se limita. Gonzalo Milà ha modelado la luz a través de sorprendentes lámparas. También ha firmado tumbonas, sillas, maceteros y hasta botelleros. Este año se ha aventurado en el mundo infantil de la mano de Lorena Canals, al frente de su firma textil homónima. Ambos diseñadores afincados en Barcelona han fusionado sus dos especialidades para presentar la Sillita, pensada para que la usen niños de entre tres y seis años. "El reto era diseñar una silla con pocas piezas y muy fácil de montar, casi como un juguete. Con el complemento textil de Lorena hemos logrado muchas sillas en una y la posibilidad de que los niños participen en dar su toque final", cuenta Milà.

La Sillita con una paleta de colores sosegada.

La pasión de Lorena Canals por el diseño la ha llevado a explorar nuevos caminos. Con la nueva incorporación al catálogo de su firma ha pasado de fabricar textiles a embellecer los muebles con ellos. "Veo alfombras por todos lados y pensé, ¿por qué no encima de una silla? Además, una silla para niños me pareció la pieza ideal para completar la decoración de la habitación infantil", dice Canals.

El resultado es un diseño esencial, basado en la funcionalidad. La Sillita está fabricada a mano en madera contrachapada de abedul, y para la seguridad de los niños ha sido ideada con los cantos redondeados. Además, es fácil de montar en casa a partir de un paquete plano con tan solo ocho tornillos y una llave allen. Está disponible en dos acabados, natural o amarillo.

En amarillo y con funda ABC, que anima a los más pequeños a aprenderse el abecedario.

Al diseño de madera, Lorena Canals añade una funda de lienzo de algodón tejida a mano (hay cinco modelos) que se ajusta a la estructura de la silla mediante sencillos nudos. Detrás del respaldo cuenta con un bolsillo para guardar cosas.

Detrás del respaldo hay un bolsillo para el almacenaje.

Esta pieza sigue las pautas de la filosofía Montessori, ya que busca fomentar la autonomía e interacción de los niños, ya que los pequeños pueden encajar fácilmente el lienzo en su propio mueble hecho a escala así como decorarlo a su gusto.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?