¿Te imaginas esquiar sobre una planta de residuos? Ya puedes hacerlo en CopenHill

Cuando el estudio de arquitectura BIG recibió el encargo de diseñar la nueva planta de incineración de residuos de Copenhague, tuvieron claro que el proyecto debía ofrecer un plus para los ciudadanos. Así que construyó en ella una pista de esquí y un centro de educación medioambiental. ¡Tres en uno!

1 / 10
Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Tras casi una década de desarrollo, la emblemática planta de conversión de residuos en energía de CopenHill, imaginada por Bjarke Ingels Group, finalmente se ha inaugurado en Copenhague, cumpliendo la mayoría de sus expectativas. 

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

La idea que convertiría CopenHill en realidad se remonta a 2002, antes de BIG, cuando la firma de Bjarke Ingels se llamaba PLOT. Lo que propusieron fue insertar un espacio urbano público en la zona más densa de Copenhague, donde el terreno es más limitado, colocando una topografía de pista de esquí sobre los grandes almacenes más grandes de la ciudad. La fachada continua de CopenHill consta de ladrillos de aluminio de 1,2 m de alto y 3,3 m de ancho apilados como gigantescos ladrillos superpuestos entre sí. En el medio, las ventanas acristaladas permiten que la luz del día llegue al interior de las instalaciones, mientras que las aberturas más grandes en la fachada suroeste iluminan las estaciones de trabajo en los pisos administrativos.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Aunque la revolucionaria idea no se materializó, fue la semilla para que en 2011, BIG presentara y ganara el concurso de la realización de la planta de conversión de residuos Amager Bakke, de la capital danesa. El edificio ocupa diez pisos de espacio administrativo, incluido un centro educativo de 600 m2 para visitas académicas, talleres y conferencias sobre sostenibilidad.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Situada en una zona industrial, cerca del centro de la ciudad, la nueva planta de conversión de residuos en energía aspiraba a convertirse en un modelo ejemplar en el campo de la gestión de residuos y la producción de energía, así como en un hito arquitectónico. En ese momento, el proyecto era la iniciativa ambiental más grande en Dinamarca con un presupuesto de 3,5 mil millones de coronas danesas. En la parte superior, los expertos pueden deslizarse por la pista de esquí artificial con la misma longitud que una media tubería olímpica, probar el parque de estilo libre o probar el curso de slalom cronometrado, mientras que los principiantes y los niños practican en las pistas más bajas.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Como explicó BIG en 2011, "la función principal de la fachada es ocultar el hecho de que las fábricas están teniendo un serio problema de imagen/marca. Queremos hacer algo más que crear una hermosa piel alrededor de la fábrica. Queremos agregar funcionalidad. La ambición de crear valor añadido en términos de funcionalidad no contrasta con la ambición de crear belleza. ¡No tiene que ser uno u otro, puede ser ambos!". Y así fue  como anunciaron la propuesta de convertir el techo del nuevo centro de tratamiento de residuos en una pista de esquí artificial para los ciudadanos de Copenhague y sus municipios vecinos.
 

03 BIG ARC Copenhill Image-by-Aldo-Amoretti

Se propone convertirse en la planta de conversión de residuos en energía más limpia del mundo, en ser el edificio más alto y más grande de Copenhague, en albergar la primera pista de esquí de Dinamarca y en emitir sus emisiones de CO2. Hoy, CopenHill aspira a encarnar la noción de sostenibilidad hedonista al tiempo que se alinea con el objetivo de Copenhague de convertirse en la primera ciudad neutral en carbono del mundo para 2025. En la fachada vertical más larga, se instala un muro de escalada de 85 m; el muro de escalada artificial más alto del mundo con vistas al interior de la fábrica.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

El proyecto de 41.000 m2 incluye un centro de recreación urbana y un centro de educación ambiental, convirtiendo la infraestructura social en algo inédito. Debajo de las laderas, los hornos, el vapor y las turbinas convierten 440.000 toneladas de desechos anualmente en suficiente energía limpia para suministrar electricidad y calefacción urbana a 150.000 hogares. CopenHill presenta una fachada continua compuesta de piezas de aluminio de 1,2 m de alto y 3,3 m de ancho apiladas como gigantescos ladrillos superpuestos entre sí. En la parte inferior de la pista de esquí, un bar après-ski de 600 m2 da la bienvenida a los visitantes para relajarse una vez que se quitan las botas. A los que no les gusta esquiar, pueden disfrutar del bar de la azotea, el muro de escalada o la meseta de observación más alta de la ciudad antes de descender por el sendero de 490 m, con árboles y senderos, para correr dentro de un exuberante terreno montañoso, diseñado por Danish Landscape Architects SLA.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Mientras que el techo verde de 10.000 m2 aborda el microclima desafiante de un parque de 85 m de altura, reconstruyendo un paisaje biodiverso mientras absorbe calor, elimina partículas de aire y minimiza el impacto de las aguas pluviales. “CopenHill es una expresión arquitectónica flagrante de algo que de otro modo habría permanecido invisible. Es la planta de energía de conversión de residuos en energía más limpia del mundo. Como planta de energía, CopenHill es tan limpia que hemos podido convertir su masa de construcción en la base de la vida social de la ciudad: su fachada es escalable, su techo es escalable y sus laderas son esquiables. Un claro ejemplo de sostenibilidad hedonista: que una ciudad sostenible no solo es mejor para el medio ambiente, sino que también es más agradable para la vida de sus ciudadanos ”, ha declarado Bjarke Ingels, Fundador y Director Creativo, BIG.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

Así pues, CopenHill es algo más que una planta de conversión de residuos en energía limpia. Algo más que una pista de esquí y deportes de escalada y senderismo. Algo más que un centro de educación medioambiental. Es la esperanza materializada de hacer un mundo mejor para las futuras generaciones. La base para una arquitectura sostenible que aporte cosas tremendamente importantes para la sociedad. Los volúmenes internos de la central eléctrica están determinados por el posicionamiento preciso y la organización de su maquinaria en orden de altura, creando un ajuste de techo eficiente e inclinado para un terreno de esquí de 9.000 m2.

Copenhill de Bjarke Ingels en Dinamarca

El proyecto reemplaza la planta de gestión de residuos de Amager Ressourcecenter (ARC), con más de 50 años de antigüedad. Las nuevas instalaciones de incineración de desechos de CopenHill integran las últimas tecnologías en tratamiento de desechos y producción de energía. Debido a su ubicación en el paseo marítimo industrial de Amager, donde las instalaciones industriales en bruto se han convertido en el sitio ideal para practicar deportes extremos (desde el wakeboard hasta las carreras de karts), la nueva planta de energía agrega esquí, senderismo y escalada en roca. Antiguamente una pieza de infraestructura en una zona industrial, CopenHill se convierte en el nuevo destino para familias, amigos y ocio. Algo que es rentable desde el punto de vista económico, ambiental y social.

Las instalaciones para el esquí en CopenHill cuentan con una superficie de 9.000 m2. Para subir a lo más alto de la pista, se usa un ascensor panorámico que mientras asciende permite ver como se realiza el proceso de incineración y reciclaje de la planta de residuos. Una vez arriba, se encuentra un trazado de 500 metros de longitud cuya superficie es de Neveplast, un material sintético fabricado por esta empresa italiana, usado por decenas de instalaciones de esquí y snowparks secos.

Esta pista se divide en diferentes tramos. Así, el esquiador o snowboarder empieza descendiendo por una pendiente de dificultad clasificada como negra. Una vez llega al giro se convierte en azul y, en su parte final, tiene unos 100 metros de clasificación verde.

Para los que quieran moverse por la zona de más dificultad, encontrarán arriba un telesquí de 185 metros de largo, que salva un desnivel de unos 45 metros. A lo largo de la pista se han plantado árboles para dar una mayor sensación de montaña y para poder esquiar entre ellos en algún tramo.

Se podrá hacer esquí y snowboard también por la noche. La electricidad de la iluminación proviene de energía verde transformada en la propia planta de reciclaje. ¿Te apuntarías a esquiar sobre una planta de tratamiento de residuos?

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?