¿Es esta la casa más bonita de Silicon Valley?

La renovación de esta casa por Ryan Leidner se ha rendido a la lógica estructural del entramado de columnas y vigas, eliminando paredes y abriendo las habitaciones a un patio central de vegetación exuberante.

1 / 9
Patio moderno casa con tejado a dos aguas

El color blanco de la casa suscita asociaciones con el blanco neutro de la arquitectura racionalista europea, las casas mediterráneas y las villas puritanas de Nueva Inglaterra.

Casa blanca moderna con piscina

El espacio tranquilo ante la fachada interior se desarrolla en medio de la vegetación. Enmarcado por el blanco absoluto de los muros y las correderas transparentes, y un peculiar juego de líneas rectas y el triángulo de las cubiertas a dos aguas. La lámina de agua de la piscina refleja el azul del cielo californiano.

Entrada casa con arboles y arbustos

El proyecto de reforma ha abierto claraboyas de diverso tamaño y a distinta altura en varias estancias, como en este patio interior donde la vegetación se alimenta de la luz natural que entra cenitalmente y el árbol no ve interrumpido su crecimiento.

fachada casa blanca moderna con silla de fibras trenzadas y cactus

En la fachada posterior, un conjunto de puertas correderas de cristal permite que el espacio interior fluya mansamente hacia el patio trasero, enlosado con baldosas de porcelana. La butaca es la PK22, diseño de Poul Kjaerholm para Fritz Hansen.

Tumbonas de color blanco junto a la piscina

Junto a la piscina, la arquitectura crea un porche para preservarse del fuerte sol californiano, donde relajarse en las tumbonas Baia, diseñadas por Francesco Rota para Paola Lenti. La piscina se rodea de una vegetación exuberante que crea una agradable sensación de frescor y privacidad.

Salon con chimenea y techos altos casa moderna

Ronan & Erwan Bouroullec hacen una reinterpretación de la tradición persa con la alfombra Losanges que produce nanimarquina. Al fondo, el sofá Wing, de Antonio Citterio para Flexform. La lámpara de pie es la Tolomeo, de M. de Lucchi y G. Fassina para Artemide. Mesa de centro Tobi-Ishi, de Barber & Osgerby para B&B Italia.

Salon abierto de una casa moderna blanca con sofá blanco y cocina

En esta zona de estar por la que se accede desde el interior a la piscina, difuminando los límites entre dentro y fuera, el sofá Float, un diseño de Francesco Rota para Paola Lenti, quien también produce la alfombra Zoe, utilizable en interior y exterior. En la pared, una fotografía de Brooke Holm, de la serie titulada Salt and Sky.

Cocina de marmol blanco con silla de madera

La isla, la encimera y el antepecho de la cocina se han revestido con mármol de Carrara. Contiguo al espacio que ocupa la cocina, se ha ubicado el comedor, equipado con la mesa Roundish, de Naoto Fukasawa para Maruni, y las sillas 209 que los hermanos Thonet diseñaron en 1900 y siguen en producción.

Baño con ducha en la buhardilla cielo abierto

En el luminoso y blanco baño, la claraboya crea un delicado juego de luces. Las griferías son de Dornbracht.

No surgió esta casa, aunque lo parezca, desnuda y perfecta como Venus de las aguas. Situada en Sunnyvale, un barrio residencial de Silicon Valley, su diseño original es de 1962, con un patio central alrededor del cual se ordenan los espacios. Los propietarios, Isabelle Olson y Matthaeus Krenn, expertos en diseño tecnológico, imaginaron una nueva vida, más eficiente y cómoda, para esa casa que los había cautivado. Recurrieron al arquitecto Ryan Leidner. A modo de celebración de la lógica estructural de postes y vigas, las paredes fueron estratégicamente eliminadas, abriendo el plano de la planta. En la fachada posterior, un conjunto de puertas correderas de cristal permiten que el espacio interior fluya mansamente hacia el patio trasero y la piscina. Las habitaciones se abren hacia la exuberancia del paisajismo, que equilibra la limpidez minimalista del interiorismo.

El proyecto de reforma ha retirado todas las capas de remodelaciones realizadas a lo largo del tiempo, como paredes espejadas y antiguos gabinetes, despejando los espacios para una paleta de materiales más refinada y para una blancura reluciente que es toda una poética. Baldosas de porcelana cubren todo el suelo de la casa, afianzando la consistencia material desde el interior. Alisado y pintado el yeso de las paredes, madera machihembrada en el techo y las vigas, mármol de Carrara en las
encimeras de la cocina, clásicos del diseño en la exquisita y escueta selección del mobiliario. Un plano de tablas verticales de cedro rojo en la fachada. Luces de claraboya de diverso tamaño y a distinta altura en varias estancias.

Minutos de contemplación en el patio central, en medio de la vegetación, en medio también de ese blanco absoluto y de las paredes correderas transparentes, con ese juego de líneas rectas paralelas y el triángulo de la doble ala en los bordes del tejado, la casa suscita asociaciones de experiencias arquitectónicas tan bellas como variadas. Asoman el blanco encalado de toda la costa mediterránea, la madera blanca de las villas puritanas de Nueva Inglaterra y de las mansiones con altas columnas y anchos porches del “profundo sur”, el blanco neutro del racionalismo europeo. Y el patio recuerda claustros de iglesias tropicales a los que les hubieran quitado las paredes.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?