El trazo firme de Ramón Esteve

El arquitecto valenciano despliega en la casa en La Pinada un potente juego de planos horizontales de piedra, hormigón y cristal

Fotos: Eugeni Pons

1 / 9
casa la pinada ramon esteve 01.

1 / 9

Como un gran mirador sobre su entorno, la casa se encuentra en lo alto del terreno, en contrapunto con el jardín, ubicado en su parte más baja.

casa la pinada ramon esteve 09.

2 / 9

Sofá, butaca y mesa de la colección Ulm, diseño de Ramón Esteve para Vondom, al igual que la alfombra Faz. Cojines, en La Maison. En el suelo, lámpara Bubbles, también de Vondom. Sobre la mesa, lámparas portátiles, modelo Take Away, de Nahtrang para Faro.

casa la pinada ramon esteve 08.

3 / 9

Bajo el porche que se ha construido junto a la pineda, se encuentran la cocina y el comedor de verano, equipado con la mesa Jut, diseño de Vondom Estudio, y las sillas Faz, diseño de Ramón Esteve. Todo, de la firma Vondom.

casa la pinada ramon esteve 06.

4 / 9

El espacio de las zonas comunes es prácticamente único, distribuido por elementos permeables, como la chimenea o la escalera. Sofá Bruce, diseño de Ludovica y Roberto Palomba para Zanotta, en Cosín Estudio.

casa la pinada ramon esteve 07.

5 / 9

Butaca Gilda, un diseño de Carlo Molino que edita Zanotta, adquirida en Cosín Estudio. Kílim, modelo Atlas, de la marca DacRugs. Cojines, de Maison de Vacances, en La Maison. Sobre la mesa, cerámica de Adarbakar.

casa la pinada ramon esteve 05.

6 / 9

Estanterías voladas, armarios y una isla multiuso en la que se puede cocinar y tomar el desayuno sentado en un taburete Faz, de Ramón Esteve para Vondom, ofrecen un ambiente limpio y sereno y una gran funcionalidad.

casa la pinada ramon esteve 04.

7 / 9

La funda nórdica, los cojines y el plaid de lana son de la firma Libeco, comprados en La Maison. La alfombra es el modelo Alfombra Emerald Ripple, tejida con lana y yute, un diseño de Helena Rohner para DAC Rugs.

casa la pinada ramon esteve 03.

8 / 9

Los armarios y los muebles del baño son un diseño de Ramón Esteve, fabricados por Covisal. La grifería del baño es el modelo NK Concept, de Noken. La piedra y la madera, natural o lacada, protagonizan el baño.

casa la pinada ramon esteve 02.

9 / 9

La planta de acceso a la vivienda, volada sobre el terreno debido a que la parcela presenta un importante desnivel topográfico, contiene las zonas comunes y el dormitorio principal, equipado con vestidor y baño.

El contrapunto sería el principio que rige el proyecto de Ramón Esteve para esta casa situada en una zona residencial notoriamente verde, en Rocafort (Valencia). Contrapunto entre la verticalidad de los pinos y la construcción apaisada, con superposición de planos horizontales de hormigón entre paredes transparentes.

La realidad topográfica de la parcela –con su desnivel– ha sugerido la morfología de la casa y el juego geométrico entre elementos naturales (la vertical de los pinos) y constructivos (los tres planos horizontales que sostienen y cubren las respectivas plantas). Como un gran mirador sobre su entorno, la casa se encuentra en lo alto del terreno, en contrapunto con el jardín, ubicado en su parte más baja. Un jardín mediterráneo natural, con su derroche de aromas. Una reserva de clorofila para el aire. Una arquitectura que absorbe la Naturaleza y, desde terrazas o detrás de los cristales, plácidamente la contempla. La casa se presenta al visitante como un largo balcón corrido y escalonado, ofreciendo su propia arquitectura como complaciente tributo al entorno.

La continuidad de los espacios interiores es otro rasgo significativo del proyecto. Las zonas comunes constituyen un ámbito único, apenas interrumpido por elementos permeables, como la escalera y la chimenea. La fachada norte limita las aberturas a la calle, mientras la cara sur, completamente acristalada y con un largo porche, mira al jardín.

El código de colores pinta la casa en correspondencia con el paisaje: tonos crudos, marrones, verdes… Los materiales se presentan en su estado natural. En el caso del hormigón, ha sido sometido a un proceso de entintado para que adquiera los tonos de la piedra del entorno, creando una cierta mímesis con la Naturaleza, aceptando –en lugar de borrarlas– las irregularidades que producen la intemperie y el paso del tiempo. De este modo, los materiales se integran en un proceso que incorpora los cambios ambientales y contribuyen a una verdadera pertenencia de la casa en su entorno.

Loading...