Salón del Mueble 2018

Bd Barcelona Design se vuelve a destapar con ingenio surrealista

La editora catalana desembarca en el Salón del Mueble de Milán equipada con novedades a cargo de Stephen Burks, Lluís Clotet

Rocío García

Mesa Alella, diseño de Lluís Clotet para Bd Barcelona Design.

Mesa Alella, diseño de Lluís Clotet para Bd Barcelona Design.

Milán es el gran escaparate de las firmas de diseño. Es en el Salón donde realmente se pone a prueba el trabajo que diseñadores y marcas han estado realizando los meses previos. Fiel a esta cita, Bd Barcelona Design llega cargada de novedades, dispuesta a sorprender a propios y extraños como acostumbra.

Mesas redondas, cuadradas, ovaladas, en cristal, madera o mármol, etc. En todas el sobre es la parte más visible, así que Lluís Clotet no ha querido limitarse a jugar con los materiales o la forma, sino que se ha puesto el uniforme surrealista (cabe recordar que Bd Barcelona Design es la editora de las piezas de mobiliario diseñadas por Dalí) y ha diseñado una mesa que se abre como una carta: solapa a solapa, las alas hacen que aumente su tamaño.

Butacas Grasso, diseño de Stephen Burks para Bd Barcelona Design.

¿Qué queremos de un asiento? Por supuesto que sea cómodo, y para ello siempre pensamos en diseños blanditos, gorditos, muy acolchados... Parece que Stephen Burks ha leído nuestra mente a la hora de diseñar Grasso, un conjunto de asientos en los que el cojín parece rebosar de la estructura que le ciñe. En este diseño además del ingenio del diseñador norteamericano han contado con la colaboración de la firma de tejidos Bolon, consiguiendo unas piezas en las que todos los detalles han quedado muy cuidados.

Candelabros Red Tulip, diseño de Oscar Tusquets para Bd Barcelona Design.

Reconozco que a primera vista estos candelabros me han recordado a una Fiesta Mayor de pueblo, y diciendo esto no quiero ni mucho menos restarles mérito sino conectar con las raíces de la tradición con la labor manual de los oficios. En el baile que cierra la Fiesta Mayor existe una tradición en la que las parejas sostienen una pequeña vela que se cubre del viento con pequeños pétalos en un baile a la luz de las estrellas. Dejando de lado la añoranza, nos alegra ver cómo Óscar Tusquets ha puesto al servicio del diseño la labor artesana de los sopladores de vidrio.

Loading...