Al sol que más calienta

Casa Alegría en Marbella, de Iddomus

Fotos: Martín García

1 / 12
00411449 O. La casa se presenta como una superposición de volúmenes apaisados, con el cuerpo superior volando con contundencia para generar un amplio porche

1 / 12

La casa se presenta como una superposición de volúmenes apaisados, con el cuerpo superior volando con contundencia para generar un amplio porche

00411439. La piscina se ha revestido con Mortex. Tumbonas y sofá de bambú y cuerda adquiridos en Indonesia

2 / 12

La piscina se ha revestido con Mortex. Tumbonas y sofá de bambú y cuerda adquiridos en Indonesia

00411451 O. Junto a la piscina se ha creado una zona de chill-out, equipada con un sofá de obra y madera y decorada con cojines estampados de Nezha Kanouini y pufs, modelo Float, de Francesco Rota para Paola Lenti

3 / 12

Junto a la piscina se ha creado una zona de chill-out, equipada con un sofá de obra y madera y decorada con cojines estampados de Nezha Kanouini y pufs, modelo Float, de Francesco Rota para Paola Lenti

00411444 O. Pufs redondos de rafia, modelo Cipolla, de Vanin Giancarlo. Mesa de roble y cojines tipo kilim, de DM Interiors. Plaid, de Zara Home. Bandeja, jarra y vasos, de Habitat

4 / 12

Pufs redondos de rafia, modelo Cipolla, de Vanin Giancarlo. Mesa de roble y cojines tipo kilim, de DM Interiors. Plaid, de Zara Home. Bandeja, jarra y vasos, de Habitat

00411442. La mesa del porche es de madera reciclada. Sillas Eames Plastic Armchair DAW, diseño de Charles & Ray Eames que edita Vitra

5 / 12

La mesa del porche es de madera reciclada. Sillas Eames Plastic Armchair DAW, diseño de Charles & Ray Eames que edita Vitra

00411455 O. Los propietarios coleccionan piezas de cerámica artesana procedentes de diferentes países que adornan el salón

6 / 12

Los propietarios coleccionan piezas de cerámica artesana procedentes de diferentes países que adornan el salón

00411436. Butacas de acero y cuero vintage. El suelo es de tablas de madera de roble procedente de una antigua iglesia de los Alpes suizos

7 / 12

Butacas de acero y cuero vintage. El suelo es de tablas de madera de roble procedente de una antigua iglesia de los Alpes suizos

00411438. Sofá y puf blancos, modelo Gunilla, de Pau Design. Alfombra de patchwork de Nezha Kanouni. Banco de madera y cuerda de DM Interiors

8 / 12

Sofá y puf blancos, modelo Gunilla, de Pau Design. Alfombra de patchwork de Nezha Kanouni. Banco de madera y cuerda de DM Interiors

00411447 O. La cocina, de DM lacado blanco y frentes de madera de roble reciclada, es un diseño de Iddomus. El suelo se ha pavimentado con bejmats, baldosines artesanales marroquíes. Ventilador, de Haiku

9 / 12

La cocina, de DM lacado blanco y frentes de madera de roble reciclada, es un diseño de Iddomus. El suelo se ha pavimentado con bejmats, baldosines artesanales marroquíes. Ventilador, de Haiku

00411446 O. La encimera es de mármol estatuario, de Comarmol. Taburetes de hierro y cuero, modelo Girón Bar, de Sol y Luna

10 / 12

La encimera es de mármol estatuario, de Comarmol. Taburetes de hierro y cuero, modelo Girón Bar, de Sol y Luna

00411440. Silla Ronda, diseño de Lievore Altherr Molina para Andreu World. La ropa de cama y el plaid, de lino, son de Loani Home

11 / 12

Silla Ronda, diseño de Lievore Altherr Molina para Andreu World. La ropa de cama y el plaid, de lino, son de Loani Home

00411453 O. Las puertas del mueble bajo lavabo son de madera reciclada. Grifería Axor, de Hansgrohe. Toallas, de Zara Home

12 / 12

Las puertas del mueble bajo lavabo son de madera reciclada. Grifería Axor, de Hansgrohe. Toallas, de Zara Home

En la época en que Ava Gardner correteaba con sus largas piernas por la Costa del Sol, las casas eran blancas, con tejados rojos y porches con mosaicos, arcos y macetas de color fenicio. Con el tiempo (aunque de modo tardío respecto de otras regiones del sur de Europa), los modelos de la arquitectura contemporánea fueron tomando posiciones en Marbella y parajes vecinos. Pero, a su vez, esta tendencia requirió correcciones o adaptaciones, ya que cada zona de ocio del mundo tiene sus preferencias.

La Casa Alegría, de la firma Iddomus, parte de unas líneas arquitectónicas depuradas, e incorpora a la vez sistemas de alta tecnología innovadora y materiales naturales (algunos, reciclados) en el revestimiento de paredes y fachadas, en los suelos interiores y exteriores. La distribución de los espacios es clara y funcional. La planta baja es un gran espacio, con la cocina abierta a un amplísimo salón que conecta –a través de ventanales y puertas correderas– con el porche, el jardín y la piscina. Y, más allá, a un lado y a otro, la montaña y el mar de la Costa del Sol.

El paisaje entra –junto con la luz purísima– en los interiores, pero no los “anula”. Mejor dicho: en medio de esas vistas de postal animada, los espacios de la vida diaria –el salón, el comedor, la cocina, los cuatro dormitorios, los vestidores y los baños– existen en toda su plenitud y personalidad. Materiales, texturas y colores contribuyen a crear una atmósfera de sutileza, matices y efectos de calidez.

El suelo del salón es de una madera recuperada de una antigua iglesia de los Alpes suizos. Viejas tablas de roble alternan en el suelo de la cocina con beijmats (baldosines) artesanales marroquíes. La encimera es una pieza de mármol de Carrara. En los baños, las puertas de los muebles provienen también de madera reciclada. Los variados elementos del interiorismo –butacas, cojines, ventiladores, etc.– forman una orquestación de texturas y colores capaz de dar a los espacios una energía especial.

Al otro lado de los ventanales y de las puertas correderas, más allá del porche y de la piscina, la fuerza del paisaje es fabulosa. Por eso, la casa busca la suya propia en materiales con historia, como esas tablas de roble. O en los motivos de una alfombra de patchwork. O en unas butacas de piel, en una pieza de mármol, en un pavimento marroquí color tostado.

Se han reunido, en la Casa Alegría, algunos de los rasgos que caracterizan los proyectos de la decoradora Nezha Kanouni (líneas modernas con matices coloniales y étnicos) con las inclinaciones y pertenencias de la propietaria, como –entre numerosas piezas– las tumbonas y los sofás de bambú y cuerda comprados en Indonesia y colocados, ahora, en el porche con vistas al Mediterráneo. Entre el bambú y la rafia, el algodón y el lino, esta casa marbellí logra cruzar lo funcional con lo evocador. También en el exterior, como lo prueban esos pufs y cojines al borde de la piscina, en el asiento blanco.

Loading...