Creer en el buen diseño es como creer en Dios: te convierte en un optimista

Terence Conran

Loading...