Imprime tu ropa en casa

Con la impresora Kniterate, el sueño de vestir prendas exclusivas creadas por uno mismo está más cerca

Rocío García

1 / 8
1 Kniterate machine front. Kniterate es la primera tejedora en 3D

1 / 8

Kniterate es la primera tejedora en 3D

4 Kniterate machine lateral person. Las dimensiones de Kniterate permiten su uso doméstico

2 / 8

Las dimensiones de Kniterate permiten su uso doméstico

6 Kniterate yarns. La máquina trabaja con bobinas de lana o algodón corrientes

3 / 8

La máquina trabaja con bobinas de lana o algodón corrientes

5 Kniterate feeders. Las agujas mecanizadas se desplazan controladas por el ordenador interno del dispositivo

4 / 8

Las agujas mecanizadas se desplazan controladas por el ordenador interno del dispositivo

Kniterate shoes4. Zapatos realizados a partir de un tejido creado en Kniterate

5 / 8

Zapatos realizados a partir de un tejido creado en Kniterate

Kniterate Party. Con este método de impresión se pueden conseguir acabados personalizados

6 / 8

Con este método de impresión se pueden conseguir acabados personalizados

Kniterate sweater detail. La ropa customizada adquiere un acabado profesional

7 / 8

La ropa customizada adquiere un acabado profesional

Kniterate sweater. Un jersey tejido con Kniterate

8 / 8

Un jersey tejido con Kniterate

Las impresoras digitales han revolucionado el proceso creativo de muchos campos (arquitectura, mobiliario, comida, etc) pero en el mundo de la moda las técnicas y materiales más tradicionales han supuesto un escollo difícil de superar: las tramas que crean este tipo de impresoras no son lo suficiente tupidas como para adaptarlas a la ropa que usaríamos en nuestro día a día. Kniterate nace de un principio sencillo (tejer) y mira hacia un proyecto ambicioso: poder crear colecciones de moda personalizadas desde casa.

Frente al poder de las grandes marcas de la moda que acaparan la producción y la definición de tendencias, "Kniterate nace para cambiar esta realidad y democratizar la confección de ropa, permitiendo crear a todo el mundo colecciones de ropa y accesorios de gran calidad", según afirma Gerard Rubio, fundador de la marca que consiguió su objetivo de micromecenazgo de 100.000 dólares a través de la plataforma Kickstarter en apenas una hora.

Las gigantes máquinas tejedoras se ven reducidas a un instrumento de dimensiones similares a las de una máquina de coser doméstica, con un coste diez veces inferior. Esto permite no solo que cualquiera pueda convertir un espacio de su casa en un taller de costura, sino que la ropa se puede diseñar bajo demanda, evitando los enormes volúmenes de material descartado propios de los sistemas industriales de fabricación de prendas.

La máquina emplea centenares de agujas controladas por ordenador que dan forma a los patrones textiles. Los tejidos que generan pueden ser prendas ya listas para vestir, como gorros y bufandas, o partes que luego requieran ensamblaje, como un jersey.

Kniterate también puede ayudar a los diseñadores a evitar los largos tiempos que implica la externalización de los ensayos y fabricación de sus creaciones. Asimismo proporciona una herramienta para experimentar con nuevos hilos y tejidos. Por ejemplo, con esta máquina puede ser más fácil investigar y producir patrones textiles más intrincados con hilos conductores para crear una nueva generación de wearables. Algo que podría acelerar la innovación en la industria textil del mismo modo que el acceso a los componentes electrónicos baratos facilitó a los "hackers de garaje" sentar las bases de la industria de la informática personal.

Loading...