El arte cotidiano de Elmar Thome

Club Casa Camper Barcelona dedica una exposición al escultor y diseñador alemán fallecido en 2005

David Quesada

1 / 8
ET 5. Portarrollos nº 5

1 / 8

Portarrollos nº 5

Toma Lamp 2016. Lámpara Toma

2 / 8

Lámpara Toma

ET 1 2 3. Colgadores nº 1, 2 y 3

3 / 8

Colgadores nº 1, 2 y 3

Dibujo de uno de sus toalleros. Dibujo de uno de los colgadores

4 / 8

Dibujo de uno de los colgadores

slider sic97 03 2. Estante nº 13

5 / 8

Estante nº 13

ET 11. Estante nº 11

6 / 8

Estante nº 11

Tovaloller 1. Toalleros

7 / 8

Toalleros

Elmar Thome

8 / 8

Elmar Thome

Combinar la faceta artística como escultor y utilitaria como diseñador de objetos domésticos es un ejercicio que se antoja casi esquizofrénico. Porque difícilmente una escultura puede nacer como un objeto útil, y un objeto producido en serie ser considerado una obra de arte.

Pero eso es lo que intentó Elmar Thome (1964-2005) a lo largo de su carrera, desarrollada en su mayor parte en Barcelona, donde se instaló en 1985 junto a su pareja, la fotógrafa Anna Oswaldo Cruz. Sus creaciones beben de la pureza que emana tanto de la naturaleza como de la industrialización a partir de materiales de apariencia pobre como el hierro oxidado, los neumáticos, las piedras o los troncos caídos. Con ellos era capaz de revelar la ligereza y fragilidad que se esconde incluso en la materia más pesada, dando vida a piezas como lámparas y accesorios de baño en los que lograba la máxima expresividad con los mínimos recursos. Pequeñas esculturas minimalistas que adquieren sentido cuando se iluminan o se complementan con el objeto al que prestan su función.

A pesar de su muerte prematura, Thome dejó una obra reflexiva que se mostró en exposiciones presentadas en Río de Janeiro y Barcelona, así como en la feria Arco de Madrid, y que en la actualidad se mantiene viva en colecciones privadas. Sus diseños, creados a finales de los años ochenta y descatalogados hacía más de una década, han sido reeditados ahora por una pequeña firma, sic97, impulsada por Mireia Riera y Jordi Ruiz, dos admiradores del trabajo del creador alemán. La exposición que le dedica el Club Casa Camper Barcelona del 21 al 25 de febrero es una buena oportunidad para acercarse a la obra de esta suerte de poeta de lo cotidiano.

Loading...