Para visitar el nuevo jardín de Barcelona tendrás que subir a esta terraza

El estreno de la cubierta ajardinada del Museo de Ciencias Naturales diseñado por Herzog & De Meuron coincide con el relanzamiento del concurso de cubiertas verdes de la ciudad.

El Terrat Viu del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona contiene tres tipos de prado mediterráneo y de lagunas de agua dulce.

El Terrat Viu del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona contiene tres tipos de prado mediterráneo y de lagunas de agua dulce. Foto: Pere Vivas

Para reverdecer las ciudades no hace falta buscar el disputado espacio a ras de suelo: basta con aprovechar el inmenso potencial de las miles de azoteas que ahora sirven poco más que para acumular calor en verano, albergar antenas y ocasionalmente tender la ropa. Y eso es algo que puede hacerse tanto a nivel institucional como particular: unos pocos metros cuadrados bastan para obrar el milagro de subir la Naturaleza al tejado de nuestra casa.

Barcelona acaba de añadir nada menos que 7.100 metros cuadrados de espacio ajardinado en la cubierta del Museo de Ciencias Naturales que desde 2011 ocupa el edificio que proyectó el estudio Herzog & De Meuron para el Fórum de las Culturas. Bautizado como Terrat Viu, el nuevo espacio verde, diseñado por la arquitecta Conxita Balcells y con paisajismo a cargo de Nuno Almeida, Josep Cònsola e Ignasi Pujol-Xicoy, se integra en la visita y las actividades del museo, y podrá visitarse de forma gratuita hasta el 31 de julio de 2020.

El espacio ajardinado estará abierto al público, lo que permitirá al visitante observar cómo evoluciona la vegetación a lo largo del tiempo.

El espacio ajardinado estará abierto al público, lo que permitirá al visitante observar cómo evoluciona la vegetación a lo largo del tiempo. Foto: Pere Vivas

El Terrat Viu complementa el discurso del museo para explicar ecosistemas secos y húmedos de especies locales adaptadas a las condiciones ambientales del Mediterráneo y con capacidad de atraer fauna. La vegetación se inspira en la antigua vegetación de la ciudad, previa a la instrialización y urbanización, cuando en el litoral barcelonés abundaban lagunas de agua dulce y praderas de plantas anulas y bulbosas.

Las características y la situación del edificio han condicionado la vegetación ya que la cubierta del museo puede soportar poco peso, se encuentra muy cerca del par y a menudo sopla el viento. Para no sobrepasar el peso establecido se han elegido plantas herbáceas que necesitan poco grosor de tierra, evitando así árboles y vegetación pesada. La instalación incluye también un hotel de insectos polinizadores, y próximamente habrá cajas nido para pájaros y murciélagos.

El proyecto, que se inscribe en las líneas de actuación de la Declaración de Emergencia Climática y el Plan Clima del Ayuntamiento de Barcelona, es un espacio experimental donde se podrá investigar para saber qué especies son más idóneas para las cubiertas verdes y tejados sostenibles de Barcelona.

Barcelona busca las mejores cubiertas verdes

Y precisamente con el objetivo de fomentar la reconversión de las azoteas barcelonesas en espacios verdes, el Ayuntamiento ha relanzado la segunda edición del Concurso de Cubiertas Verdes, cuyo plazo de presentación de candidaturas había quedado suspendido a raíz de la pandemia de COVID-19. Ahora podrán presentarse proyectos hasta el 20 de agosto de 2020.

El proyecto Aragó 174 de Eixverd, uno de los ganadores del Primer Concurso de Cubiertas Verdes de Barcelona, incluye una plantación de sedum, plantas aromáticas y gramíneas.

El proyecto Aragó 174 de Eixverd, uno de los ganadores del Primer Concurso de Cubiertas Verdes de Barcelona, incluye una plantación de sedum, plantas aromáticas y gramíneas.

Las primeras 50 propuestas preseleccionadas tendrán una subvención de hasta 1.500 euros en concepto de gastos para la elaboración de los trabajos técnicos previos. De ellas se elegirán los diez proyectos ganadores, que recibirán una subvención del 75% del valor del conjunto de actuaciones y de estudios técnicos necesarios y hasta un límite de 100.000 euros por cada cubierta verde. Más información sobre el concurso aquí.

Las cubiertas verdes son uno de los elementos clave para conseguir una ciudad más verde y sostenible, y para contribuir a la adaptación de los efectos provocados por el cambio climático. Su implantación no solo contribuye a crear un paisaje urbano más amable: también tienen efectos positivos en el consumo energético de los edificios al actuar como aislante natural.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?