Estos divertidos colgadores están hechos en España con huesos de aceituna

El objetivo de la firma Naifactory Lab es el de dar una segunda vida a materiales naturales que se desechan como los huesos de aceituna. Gracias a su fórmula, convierten los residuos en piezas de diseño y estos colgadores lo corroboran.

Los colgadores han salido a la venta a través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter.

Los colgadores han salido a la venta a través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter.Foto: NaifactoryLAB

La brasileña Silvana Catazine estaba haciendo una especialización en diseño de materiales en la universidad Elisava cuando un día, buscando una idea para un trabajo se quedó con la mirada clavada en un plato con huesos de oliva. "Estaba comiendo cerca de las instalaciones de la universidad, sin apenas tiempo, muy agobiada y sabiendo que tenía pocos minutos antes del inicio de la clase. De repente, miré desesperada el plato de las aceitunas que acaba de comerme y tuve la sensación de que eran los huesos de oliva los que me miraban a mí", recuerda. En ese momento se le encendió la bombilla.

Los productos fabricados con el nuevo material pretenden provocar un cambio en la mentalidad de consumo predominante.

Los productos fabricados con el nuevo material pretenden provocar un cambio en la mentalidad de consumo predominante. Foto: MIke Water

Catazine comenzó a explorar y estudiar este material tan abundante y tras un proceso de dos años de investigación y desarrollo obtuvo dos materiales: Reolivar Aire, una especie de plástico transparente 100% compostable y fácilmente moldeable a través del calor, y Reolivar Tierra, más parecido a la madera, con las mismas capacidades de biodegradabilidad y remodelación, y que es el que utiliza esta primera colección de organizadores que ha lanzado bajo su marca Naifactory Lab, junto al arquitecto español Joseán Vilar. Juntos han encontrado la fórmula para esta nueva ‘madera virgen extra’ para la que no hace falta talar árboles y que puede reutilizarse tantas veces como se quiera o devolver a la naturaleza como alimento.

Además de contribuir al orden y la estética del hogar, los colgadores suponen una forma de cuidar el planeta.

Además de contribuir al orden y la estética del hogar, los colgadores suponen una forma de cuidar el planeta.

Reolivar, el nuevo material biodegradable y compostable que han ideado, no usa plásticos en su fabricación ni aditivos nocivos, sino que aprovecha el hueso de oliva como recursopara aplicar a la producción de piezas. Además, puede reciclarse y reutilizarse para contribuir a la economía circular dando un nuevo uso a los huesos de oliva y evitando que se convirtieran en residuos o combustible emisor de CO2.

Cada colgador mide 15x9x1cm y el pack de tres está a la venta por 48 euros.

Cada colgador mide 15x9x1cm y el pack de tres está a la venta por 48 euros. Foto: NailfactoryLAB

Fabricados con este biomaterial que reduce la tala de árboles, los colgadores Reolivar Diamonds tienen forma de diamante y aportan un toque cálido, flexible y creativo a la casa. Soportan hasta 10 kg de peso, son fáciles de instalar, combinables entre sí para poder crear un mosaico y además, tienen un imán. Esta apuesta del joven estudio de diseño por la ecodecoración práctica, de calidad y divertida se presenta en packs de tres pizas.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?