Dan Roosegaarde, el genio que transforma la contaminación en diseño sostenible

El creador holandés une inspiración y ciencia para defender el derecho de las personas a vivir en espacios limpios y bellos con proyectos espectaculares e imaginativos.

El último proyecto del estudio de Daan Roosegarde es Urban Sun, que a través del poder de la luz limpia espacios públicos de coronavirus en un 99,9%, convirtiéndolos en entornos seguros donde las personas pueden reunirse al aire libre con tranquilidad y sin limitación de número.

El último proyecto del estudio de Daan Roosegarde es Urban Sun, que a través del poder de la luz limpia espacios públicos de coronavirus en un 99,9%, convirtiéndolos en entornos seguros donde las personas pueden reunirse al aire libre con tranquilidad y sin limitación de número.

Sus propuestas tienen que ver con la generación de energía o la creación de espacios públicos limpios. Son las preocupaciones de un diseñador empeñado en resolver cuestiones relacionadas con un planeta que necesita de innovación, ingenio y creatividad para resistir. Su último proyecto se centró en la pandemia de COVID-19, aportando una sorprendente solución para pequeños espacios seguros.

Tu último proyecto, Urban Sun, es sobre el coronavirus. Es como si los desastres del planeta te sirvieran de inspiración…

Claro. ¡Si no imagináramos un mundo mejor no seríamos capaces de crearlo! Soy un artista, un diseñador que trabaja con un equipo de expertos, y me planteo qué podemos hacer, porque si no somos los arquitectos de nuestro futuro seremos las víctimas. Es muy importante plantearse cómo podemos mejorar el mundo que nos rodea. Es lo que hicimos con Urban Sun. No es la vacuna, pero es un paso adelante, usando luz, diseño y ciencia, para crear mejores sitios para vivir. Y, francamente, para serte sincero, me planteo que el mundo de la arquitectura ha estado un poco ausente en todo este asunto.

El proyecto Grow utiliza la luz en un terreno agrícola de 20.000 metros cuadrados para estimular el crecimiento de las plantas y reducir en un 50% el uso de los pesticidas.

El proyecto Grow utiliza la luz en un terreno agrícola de 20.000 metros cuadrados para estimular el crecimiento de las plantas y reducir en un 50% el uso de los pesticidas.

Estudiaste arte y después arquitectura, pero da la impresión de que para ti es más importante el primero que la segunda como medio de expresión.

Bueno, en el fondo hacemos una especie de arquitectura del paisaje; todos los proyectos tienen una escala arquitectónica y siempre hablan sobre el espacio y la gente: agua limpia, espacios limpios, aire limpio… También colaboramos mucho en proyectos de arquitectura para hacer posible estos proyectos porque, en realidad, el mejor cliente es la humanidad.

Siendo en muchos casos proyectos públicos ¿no necesitas el apoyo de los políticos?

Hay colaboración con ellos en muchas ocasiones, no financieramente, pero sí necesitamos que nos aprueben y apoyen. Lo que echo de menos en el mundo de hoy, que era algo que sí pasaba en las décadas de 1960 y 1970, es la curiosidad por el futuro; eso movió a Kennedy a mandar gente a la Luna. Hoy, sin embargo, no imagino a un político haciendo eso; todo el mundo parece asustado e, incluso, despreocupado por el futuro. Estamos atrapados en un mundo de opiniones en vez de propuestas. Así que yo intento demostrar que hay cosas que se pueden hacer, no utopías. Creo que proyectos como Urban Sun o Grow y otros anteriores desencadenan una curiosidad por el futuro y muestran la belleza de un mundo sostenible. Eso es lo que puedo hacer y tengo la esperanza de que sea suficiente.

El paseo para bicicletas Van Gogh Path, realizado con luces LED que se recargan durante  el día con la luz solar y brillan al anochecer.

El paseo para bicicletas Van Gogh Path, realizado con luces LED que se recargan durante el día con la luz solar y brillan al anochecer.

La belleza es algo que no se menciona mucho en el mundo del diseño últimamente…

Para mí la belleza tiene el poder de abrir la mente de las personas. Ves algo hermoso y no sabes lo que es, pero quieres formar parte de ello. Es algo importante porque eso ayuda a la gente a aceptar los cambios. La belleza hace eso. Es muy simple. Y esa cualidad la vamos a necesitar con todos los grandes desafíos a los que nos estamos enfrentando. La belleza es una herramienta muy poderosa que quizás el mundo del diseño casi no está usando. Tenemos los datos de todo lo que nos hace mal, desde la contaminación a la subida del nivel del mar, pero por alguna razón eso no desencadena el cambio. Es muy raro. Por ejemplo, con el proyecto Waterlicht se muestra dónde llegaría el nivel del mar si no hacemos algo al respecto, y al hacerlo de un modo tan bello, como una experiencia emocional, consigues que la gente se empiece a hacer preguntas y se estimule el cambio, en parte también porque es una experiencia colectiva.

La Smog Free Tower actúa como una aspiradora que limpia la niebla tóxica en pequeñas áreas. Con el carbono aspirado se han realizado unos anillos como souvenir.

La Smog Free Tower actúa como una aspiradora que limpia la niebla tóxica en pequeñas áreas. Con el carbono aspirado se han realizado unos anillos como souvenir.

¿Te sientes optimista?

No. Lo único que puedo hacer es pensar en qué puedo hacer yo a mi nivel. No soy ministro, soy diseñador, así que puedo hacer mis propuestas y luego el mundo decide si las acepta o las ignora. De hecho, en el caso de Urban Sun, por ejemplo, hemos puesto toda nuestra investigación online para que cualquiera con los ingenieros y materiales adecuados pueda realizarlo. No es que sea un acto de generosidad, es que si no lo hubiésemos hecho la gente sospecharía que hay un interés comercial, que no era nuestro objetivo principal.

Gates of Lights es un puente que se ilumina por el efecto de la luz emitida por los faros de los coches que circulan.

Gates of Lights es un puente que se ilumina por el efecto de la luz emitida por los faros de los coches que circulan.

Algo que también es interesante en tu trabajo es que a pesar de estar centrado en el futuro y en el uso de nuevas tecnologías, integras y no rechazas la historia; por ejemplo, cuando te refieres con frecuencia a Ruysdael para hablar del modo en que te relacionas con el paisaje…

Piensa que soy de Holanda, un sitio en el que vivimos por debajo del nivel del mar. Todo aquí ha sido fruto del diseño, la ingeniería, la colaboración… Luchamos contra la naturaleza, pero también aprendemos de ella. Me veo como parte de esa tradición en la que molinos de hace 300 años son como unos primeros robots, que son preciosos y a la vez tienen su lado práctico. En el fondo, si miras a mis Fog Free Towers son lo mismo, es el mismo pensamiento: máquinas que nos ayudan. Me gusta hacer esa comparación porque contribuye a que la gente entienda que simplemente estamos cambiando y nos vamos adaptando; solo ser consciente de ese cambio ayuda a abrir nuestra mente. ¡No es que la evolución se haya parado en un momento de la historia!

Para Daan Roosegaarde, la belleza tiene el poder de abrir la mente de las personas, una cualidad esencial para hacer frente a todos los desafíos que afronta la Humanidad.

Para Daan Roosegaarde, la belleza tiene el poder de abrir la mente de las personas, una cualidad esencial para hacer frente a todos los desafíos que afronta la Humanidad.

Dice tu web que la palabra shoonheid es tu mantra.

Es una palabra holandesa para hablar de belleza y creatividad, pero también contiene el significado de limpieza, de claridad… Es extraño que vivamos en un mundo en el que contaminar sale gratis, en el que la gente sepa el precio de un bolso de Vuitton, pero no el del aire limpio; no lo entiendo. Creo que es importante centrarse en el shoonheid y desde ahí tomar tus decisiones, desde qué comprar a qué hacer.

Suscríbete a nuestra newsletter para descubrir a otros protagonistas del diseño sostenible.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?