Isist Atelier amplía su catálogo con la reedición de clásicos del diseño

Tras iniciar su trayectoria produciendo artesanalmente la butaca original BKF, Isist Atelier amplía su catálogo a través de un proyecto de recuperación y reedición de otros clásicos, que ha dirigido Andreu Carulla, y que incluye diseños de Miguel Milá, José Antonio Coderch, Antoni Bonet y Jordi Vilanova.

"Queremos poner en valor el patrimonio histórico e intangible del diseño de nuestro país", afirma Andreu Carulla

"Queremos poner en valor el patrimonio histórico e intangible del diseño de nuestro país", afirma Andreu Carulla

Un buen diseño es aquel que puede perdurar en el tiempo con el paso de las generaciones. Isist Atelier lo sabe, y por eso han elegido diseños anteriores y los han actualizado. "Reeditamos clásicos que se puedan volver a disfrutar y seleccionamos diseños que se pensaron para un proyecto determinado o exclusivo y los democratizamos", nos dice Andreu Carulla, director artístico de Isist Atelier, firma barcelonesa especializada en la manufactura de pieles de alta calidad desde 1954. Este proyecto tiene como objetivo recuperar piezas que tienen tras de sí una pequeña historia, una anécdota o que reflejan un momento en la vida de sus creadores. De este modo, las manos expertas en cuero de Isist Atelier dan una nueva vida a estos objetos acreditando la fidelidad al diseño original.

El leñero de José Antonio Coderch, hecho con una única pieza de cuero.

El leñero de José Antonio Coderch, hecho con una única pieza de cuero.

"El proyecto pone el acento en los grandes del diseño, como son Miguel Milá, José Antonio Coderch, Antoni Bonet y Jordi Vilanova, con piezas útiles que pretender perdurar. Esta idea de atemporalidad encaja con la racionalidad del diseño catalán, que por norma general ha sido prudente, elegante y sobrio, y coincide con el estilo de Isist Atelier", nos cuenta Andreu Carulla.

El taburete infantil Delta (1964) es uno de los muebles más emblemáticos de Jordi Vilanova. Realizado con madera de pino maciza, sus pequeñas dimensiones y sus ángulos redondeados lo hacen especialmente apto para ser utilizado en espacios infantiles y juveniles, o como mesa auxiliar junto a la butaca BKF, como en este caso. Junto a él, el elegante espantamoscas diseñado por Miguel Milá.

El taburete infantil Delta (1964) es uno de los muebles más emblemáticos de Jordi Vilanova. Realizado con madera de pino maciza, sus pequeñas dimensiones y sus ángulos redondeados lo hacen especialmente apto para ser utilizado en espacios infantiles y juveniles, o como mesa auxiliar junto a la butaca BKF, como en este caso. Junto a él, el elegante espantamoscas diseñado por Miguel Milá.

En este proyecto se valora la atemporalidad, la recuperación y la producción local como ingredientes de un enfoque sostenible del diseño, como asegura Carulla: "La atemporalidad es un atributo del diseño ecológico. Cuando hablamos de sostenibilidad pretendemos crear productos que perduren en el tiempo. La recuperación tiene un componente más sentimental, damos nueva opción a diseños que merecen ser vividos ahora, más allá de estar expuestos en un museo. En cuanto a la producción local, nos parece la manera más coherente de fabricar, teniendo en cuenta todo el trabajo especializado en cuero que implica, con conocimiento de la materia primera y unas habilidades artesanales heredadas del pasado que son irremplazables".

La silla Tricord, de Jordi Vilanova (1961), cuyo diseño responde a una voluntad de austeridad formal.

La silla Tricord, de Jordi Vilanova (1961), cuyo diseño responde a una voluntad de austeridad formal.

De esta manera, Isist Atelier ha creado piezas que, a pesar de haber sido diseñadas hace años, su fabricación actual las hace modernas y capaces de pasar de generación en generación. Se trata de objetos sencillos, en los que la piel y la madera son los grandes protagonistas, dos materiales que nunca pasarán de moda.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?