Flexform, una marca de mobiliario con historia

La identidad de Flexform es 100% italiana. Todos sus productos se piensan y se fabrican en Meda, aunque su prestigio tiene alcance planetario. Una alquimia de elegancia, comodidad y sobriedad alumbra cada uno de sus productos.

1 / 10
taller-Flexform

Aunque tiene fama mundial, Flexform mantiene el espíritu local que se traduce en una producción centrada en Meda. Una firma 100% italiana que se mantiene fiel a sus orígenes.

trabajo-artesanal-Flexform

Telas, cuero, madera y metales se seleccionan de acuerdo con los estándares de calidad más exigentes y siguiendo un criterio de sostenibilidad.

familia-Galimberti-Flexform

La familia Galimberti al completo. La vida de la marca se inició en el año 1959, cuando los hermanos Galimberti abrieron un taller artesano.

sofa-MAGISTER-de-Flexform

Antonio Citterio es el autor, junto a Paolo Nava, del elegante y expresivo sofá Magister.

butaca-LEDA-Flexform

Una elegancia discreta y serena define el estilo de las colecciones Flexform, como demuestra el diseño de la butaca Leda, de Antonio Citterio.

sofa-Groundpiece-deFlexform

La expresión effortless style define el sabor de las colecciones de la firma, detrás del cual se oculta la complejidad y destreza en el trabajo de los materiales. En la imagen, el sofá Groundpiece, de Antonio Citterio, buque insignia de la marca.

imagen-historica-de-Flexform

La combinación de diseño y confort genera ambientes agradables en los que apetece sentarse a descansar.

fabrica-flexfom

Los hijos de los fundadores de la marca transformaron el taller en fábrica. El olfato llevó a la familia a buscar la colaboración de los grandes nombres del diseño.

muebles-Flexform

La producción de sofás es el alma del negocio, con un estilo fundado en valores sólidos.

mueble-rafia-Flexform

Lo que mejor define los productos Flexform es que son fácilmente reconocibles, diseñados para el día a día y pensados para durar.

Fue en Brianza, en el norte de Italia, durante la década de 1960, donde se originó el fenómeno del diseño italiano. Brianza es una tierra donde la historia de muchos pequeños talleres artesanos fundados a principios del siglo XX se entrelaza con la de los grandes maestros del diseño italiano que estudiaron en la escuela de arquitectura de la cercana Milán. La historia de Flexform se inscribe en este contexto histórico.

Sesenta años después de su fundación, su producto sigue rigiéndose por el criterio "kilómetro cero": todo se produce en Meda, sus cualificados artesanos son de la zona y los criterios de selección de los productos de máxima calidad también llevan el sello made in Italy. La historia de esta marca empieza en 1959, cuando los hermanos Galimberti abrieron un taller artesano al que llamaron Flexform di Galimberti. Los hijos transformaron el taller en fábrica, y en 1967 Flexform se convirtió en sociedad anónima.

La intuición llevó a la familia a buscar la cooperación de los más grandes diseñadores del momento: Joe Colombo, Asnago-Vender, Cini Boeri, Rodolfo Bonetto y muchos otros. Con el joven arquitecto Antonio Citterio, la empresa inició en esos mismos años una evolución de crecimiento empresarial que dura todavía hoy.

Los años setenta fueron testigos de un punto de inflexión en la forma de concebir el producto. Una vez abandonados los estilos del pasado, el producto se vuelve cada vez más original y contemporáneo. En esta década, la familia también comprende la importancia de abrirse a nuevos mercados. Ya en el nuevo milenio, inicia un programa de internacionalización a través de la apertura de flagship stores Flexform.

Su identidad y su éxito se basan en un sistema de valores compartidos que son el verdadero corazón del proyecto empresarial: elegancia atemporal, confort, calidad, coherencia en el diseño, contemporaneidad, belleza y durabilidad. Su ética pasa por la profesionalidad, pues la vida de un producto es un valor fundamental para lograrla: lo que dura mucho crea menos residuos.

La producción de sofás es el corazón del negocio de esta empresa, con un estilo fundado en valores clave que poco tienen que ver con las modas y mucho con la elegancia y la discreción, pues el valor estético de la elegancia reside en lo que se resta, no en lo que se añade. En palabras de Antonio Citterio, "el rasgo común de todos los productos Flexform es que son fácilmente reconocibles, diseñados para el uso diario y siempre fáciles de utilizar".

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?