La piscina infinity de este hotel tiene las mejores vistas de Santander

El estudio Sandra Tarruella Interioristas es el autor de la reforma del Hotel Chiqui de Santander, que incluye una espectacular piscina infinity con un fondo que se funde con el horizonte y nueve nuevas habitaciones con materiales naturales y tonos suaves.

El estudio Sandra Tarruella Interioristas firma la reforma de este establecimiento en Santander. Como es habitual en este estudio, la transformación del espacio es completa.

Se trataba de convertir el antiguo restaurante del hotel en nueve habitaciones y, por otro lado, crear el solárium con la infinity pool y con vistas a la playa del Sardinero de Santander.

Hay una apuesta por un estilo desenfadado y fresco, con una gama cromática a base de tonos naturales y algunas pincelas azules y verdes.

 

 

1 / 9
hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 1

Hay una atención especial por el mobiliario, con mesitas metálicas ligeras, una lámpara de papel con forma de bola o un escritorio de madera de roble que hacen que este espacio goce de un ambiente muy doméstico. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 2

El baño mantiene la misma estética de la habitación. Las paredes y los suelos en mármol blanco hacen que resulte muy luminosa. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 3

El salón puede utilizarse también como habitación. Para ello, se han diseñado unos sofás a medida que se convierten en camas individuales. La presencia de puertas correderas hace que la separación de espacios resulte aún más sencilla. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 5

En el piso de arriba se encuentra el solárium ajardinado. Se juega con las alturas para tener distintos espacios y así conseguir una zona de coctelería, zona de solárium y un lugar para ducharse. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 4

La artesanía está presente a lo largo del hotel: el respaldo de una silla, los objetos sobre la mesa... son el resultado de un proceso laborioso. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 6

Un espectacular cabecero formado por la combinación de varios textiles preside el dormitorio, añadiendo más pruebas, si cabe, del carácter natural de toda la decoración. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 8

La piscina está elevada para que el fondo se diluya con la línea del horizonte. El agua desborda por todos lados, sin bordes de obra que rompan el límite entre el mar y la piscina. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 7

El interior de la piscina, a diferentes alturas, permite disfrutarla ya sea para nadar, para tomar el sol o para sentarse. Un espacio abierto que invita a admirar las vistas de la bahía y la ciudad al fondo. 

hotel Chiqui Santander Sandra Tarruella 9

La pared de la habitación tiene una textura especial, por la presencia de un listonado de rastreles de madera verticales que sirven de arrimadero y de fondo al mismo tiempo. 

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?