El restaurante de moda en Barcelona es una casa de campo rosa

La comida inspirada en Ottolenghi, el diseño rústico y divertido y el ambiente local de la ciudad hacen del restaurante Baldomero el hit del Eixample en Barcelona.

La mesa de Baldomero llena de todos los platos deliciosos que puedes probar en Baldomero se ha convertido ya en un icono de la ciudad. Fotografía de @gemagonzalez_photo

La mesa de Baldomero llena de todos los platos deliciosos que puedes probar en Baldomero se ha convertido ya en un icono de la ciudad. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Un pasaje del barcelonés barrio del Eixample alberga una gran puerta de madera. Al abrirla, en un lateral podemos leer Baldomero; está escrito en un tamaño muy moderado y combinando diferentes tipografías, como si fueran recortes de revista, es posible que te pase desapercibido. Lo que seguro sí verás son las enormes escaleras rosas con macetas con plantas, y al mirar ahí se desplegarán ante ti las sillas Thonet y las pequeñas mesas de madera plegables de la entrada y la modernista puerta acristalada. Es buena idea cruzar el umbral y dejarse sorprender por esta rosa casa de campo en la ciudad.

Las icónicas escaleras rosas de Baldomero son, seguramente, el detalle más fotografiado del restaurante. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Las icónicas escaleras rosas de Baldomero son, seguramente, el detalle más fotografiado del restaurante. Fotografía de @gemagonzalez_photo

La comida está expuesta en grandes boles en la contrabarra que, con sus rosas manteles de topos y baldosas parece sacada de una casa de cuento. Coloridas ensaladas, arroces, pasteles de verduras o, si vas a desayunar, todo tipo de deliciosos cruasanes y magdalenas, querrás probarlo todo. Una buena idea es reservar mesa para el brunch del fin de semana, con un concepto diferente al que estamos acostumbrados últimamente. Nada de turnos, nada de prisas, nadie va a echarte de la mesa; la idea es que reserves y, durante unas cuantas horas, esa pueda ser tu casa, un café por la mañana, solo, con tu periódico o tu cuaderno que se convierte en comida con amigos. Los platos van saliendo y los amables camareros te los acercan a la mesa para que puedas ir probando lo que te apetezca.

Las quichés y los pasteles de verduras son unos de los platos más deseados del restaurante. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Las quichés y los pasteles de verduras son unos de los platos más deseados del restaurante. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Rosa. Ya lo hemos dicho pero es que esa es la palabra que describe el interiorismo del local: son rosas las paredes y los radiadores, es rosa el techo de Volta catalana, son rosas los cajones de la encimera en la que se encuentra un grifo de cobre rosado de donde cogerte tú mismo el agua filtrada. Son rosa las tuberías de las salidas de humos y las paredes del patio, ¡ah! pero la carpintería de los ventanales que dan al patio interior no, ahí nos sorprenden con un soleado naranja butano.

Acogedor rincón donde la sencillez convierte al lugar en una casa de campo en la ciudad. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Acogedor rincón donde la sencillez convierte al lugar en una casa de campo en la ciudad. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Baldomero es uno de los locales más de moda de la ciudad. Reservar mesa ahí es apostar a que te encontrarás con alguna cara conocida, a que pasarás un rato como en casa y a que acabarás la comida con un pedazo de sus deliciosas y preciosas tartas.

Un rincón lleno de ficus en Baldomero con sus paredes rosas. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Un rincón lleno de ficus en Baldomero con sus paredes rosas. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Las puertas acristaladas con carpintería pintada en naranja butano que dan al patio interior de Baldomero. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Las puertas acristaladas con carpintería pintada en naranja butano que dan al patio interior de Baldomero. Fotografía de @gemagonzalez_photo

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?