Viajar a Cantabria sin moverte de Madrid es posible gracias a este restaurante

El local madrileño del restaurante La Maruca La Castellana ha sido rediseñado por el estudio Zooco, en un estilo atemporal y alusivo a su origen cántabro

Actualizado a 17 de abril de 2021, 17:24

El conocido restaurante La Maruca, que toma su nombre de una playa de Cantabria, ha transformado su local madrileño hacia un estilo atemporal y con soluciones adaptables a necesidades futuras, según el diseño del estudio Zooco. El proyecto hubo de corregir puntos críticos del espacio heredado, superponiendo algunos elementos a los ya existentes. Dos son los protagonistas principales del cambio: una banda cerámica perimetral de altura variable y la repetición de la forma geométrica del cuadrado. La banda cerámica cumple dos funciones de rango distinto y complementario: da carácter al local y protege las paredes de golpes y rozamientos. Está compuesta por un mosaico de cerámico blanco mate rectangular que permite jugar formalmente con las piezas y entablar un diálogo con el otro elemento protagónico: los listones de madera que modulan los alzados interiores, rematan el material cerámico formando estructuras alrededor de la barra.

También se ha rediseñado la cuadrícula original de fotos iluminadas o la estantería con chimenea del salón. "Las mallas metálicas suspendidas –explica el estudio Zooco- son el último recurso, que nos permite perceptivamente, no visualmente, este local largo y extenso". Con las mallas se han generado unos separadores que permiten confinar distintos ambientes del local (barra, salón, salas y reservados) haciéndolo más acogedores.

Más Sobre...

Restaurantes

Si quieres actualizar tus preferencias de consentimiento haz click en el siguiente enlace