Para empaparte de la gastronomía y la cultura japonesas solo tienes que ir a París

Ogata, en pleno barrio del Marais, acoge un restaurante, salón de té, tiendas, bar y galería de arte, todo decorado con el refinamiento característico de la estética nipona.

Un nuevo templo japonés en el corazón del Marais, OGATA presenta a los parisinos las alegrías del arte de vivir japonés, sin rastros de nostalgia.

Un nuevo templo japonés en el corazón del Marais, OGATA presenta a los parisinos las alegrías del arte de vivir japonés, sin rastros de nostalgia.

En París se ha abierto un restaurante llamado Ogata que es, a la vez, un templo. No es solo un restaurante (dispone, también, de salón de té, de tiendas, de bar y hasta de galería de arte) pero es, sobre todo, un templo a las costumbres acendradas de aquel país y a su sublime estética de concebir el interiorismo de un espacio.

Repartidos en cuatro pisos, este templo japonés incluye un área principal llamada Atelier, dedicada a objetos raros como cerámica delicada, vasos, recipientes de sake y platos con finos estampados.

Repartidos en cuatro pisos, este templo japonés incluye un área principal llamada Atelier, dedicada a objetos raros como cerámica delicada, vasos, recipientes de sake y platos con finos estampados.

Ogata está en el corazón del barrio del Marais pero, en cuanto se traspasa el umbral, aparece otra dimensión geográfica, donde todo se mueve de manera más pausada y cada objeto –una taza de té, un vasito de sake– parece como bendecido por las manos que lo tocan.

Arriba, un bar decorado con elementos de madera de wengué da la bienvenida a hasta quince visitantes y ofrece cinco cócteles exclusivos inspirados en los cinco sentidos, así como té, frutas y licores a base de plantas.

Arriba, un bar decorado con elementos de madera de wengué da la bienvenida a hasta quince visitantes y ofrece cinco cócteles exclusivos inspirados en los cinco sentidos, así como té, frutas y licores a base de plantas.

El edificio tiene cuatro plantas, donde se distribuyen las distintas ofertas de productos y de modos de degustarlos y aun de prepararlos. En la primera planta, que llaman Atelier, se exponen delicadas piezas de cerámica, diversas clases de té en latas tradicionales. En la tienda wagashi abundan los pasteles, las pastas de arroz o de frijoles rojos y blancos, habas de soja en polvo, obleas de arroz crujiente. Y cócteles de licores vegetales, en el bar de la última planta. Y, por fin, el restaurante que dirige el chef Watanabe Kazuki, que combina en perfecto equilibro recetas japonesas y francesas y orienta, a la clientela, sobre qué comprar en las tiendas y cómo adecuar los ingredientes a los gustos parisinos amantes de la tradición oriental y reacios a abandonar su propia, gran herencia culinaria.

Y no nos olvidemos de la tienda "wagashi", que ofrece una variedad de pasteles japoneses. Elaborados con pasta de arroz o pasta de frijoles rojos y blancos, estas dulces creaciones cambian con las estaciones.

Y no nos olvidemos de la tienda "wagashi", que ofrece una variedad de pasteles japoneses. Elaborados con pasta de arroz o pasta de frijoles rojos y blancos, estas dulces creaciones cambian con las estaciones.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?