Reserva mesa en el local más vitalista y sabroso de París

La combinación del chef Greg Marchand y la interiorista Dorothée Meilichzon da como resultado un plato de muy buen gusto: el restaurante Frenchie Pigalle, ubicado en el Gran Pigalle Hôtel.

1 / 15
Pared con azulejos del restaurante Frances Frenchie Pigale

Una asombrosa pared cerámica

La ceramista Marion Graux, creadora de los platos en los que se sirve la deliciosa comida, es también la autora del espectacular mural que luce en una de las paredes del restaurante. El mosaico está elaborado de forma artesanal. 

El dueño del restaurante Frances Frenchie Pigale

De nuevo, París

En el año 2009, Greg Marchand regresó a París, después de haber adquirido experiencia en las cocinas de medios mundo: Nueva York, Londres, Marbella, Hong Kong... Después de este periplo, volvió a instalarse en París, donde fundó el restaurante Frenchie, que en 2019 recibió su primera Estrella Michelin. 

Rincon con mesa elevada y taburetes del restaurante Frances Frenchie Pigale

El banco es la nueva silla

La diseñadora de espacios Dorothée Meilichzon, autora también de la decoración del Grand Pigalle Hotel, ha sido la encargada de dar forma (y vida) al restaurante. Y lo ha hecho a través de una decoración refrescante y acogedora, en la que los bancos ocupan un lugar importante. 

Espacio junto a la pared del restaurante Frances Frenchie Pigale

Oda a la naturalidad

Dorothée ha trabajado con materiales naturales, en consonancia con la filosofía de Greg y de su mujer Marie, co-propietaria. Madera de roble sin pulir (tendencia raw), cueros naturales, cerámica, yeso y cal, mármol y unos toques de bronce. 

Zona de barra del restaurante Frances Frenchie Pigale

Una 'sutil' barra de mármol

La barra, aunque está elaborada en un material tan sólido como es el mármol, destila sutileza. El color verde agua que ha elegido Dorothée Meilichzon es, en gran parte, el responsable de este efecto. La barra se complementa con sencillos taburetes de color negro. 

Vista del restaurante Frances Frenchie Pigale

Pinceladas de coral

La combinación de la madera, que aporta calidez, con la cerámica, que da un aire tradicional y moderno al mismo tiempo, se completa con el uso de un color coral oscuro, un tono caliente que proporciona luminosidad. 

Vista de la barra cocina del restaurante Frances Frenchie Pigale

Almuerzo informal

La barra permite que la cocina quede a la vista, que los comensales se contagien de la energía creativa de los cocineros mientras elaboran los platos. Este espacio está destinado a tomar una copa de vino mientras se espera mesa o a una comida informal. 

Reincón con bancos y sillas de madera del restaurante Frances Frenchie Pigale

Rincones mágicos

Los comensales disfrutan de los platos, a la vez que la luz natural baña rincones tan especiales como el de la fotografía, que resulta ideal para reuniones familiares, para celebraciones con amigos... ¿Quién se pide banco y quién prefiere silla?

Entrada del restaurante Frances Frenchie Pigale

Entrada triunfal

La entrada al restaurante se realiza a través de un suelo de baldosas cerámicas. Los enormes maceteros con flor típica del campo francés también dan una cálida bienvenida al cliente. Un entorno romántico para una experiencia única. 

Retrato del chef del restaurante Frances Frenchie Pigale

Una saga de buen gusto

Después de inaugurar el restaurante Frenchie en 2009, Greg Marchand siguió con la saga y abrió el Frenchie Bar à Vins en 2011, el Frenchie to Go (FTG) en 2013, el Frenchie Caviste en 2015 y el Frenchie Covent Garden en Londres en 2016. 

Una de las mesas del restaurante Frances Frenchie Pigale

Reflejos de buen gusto

La artística pared de azulejos incorpora también espejos geométricos para dar ritmo al conjunto. Los espejos contribuyen a que el espacio se perciba mayor. 

Entrada con flores del restaurante Frances Frenchie Pigale

El pilar del restaurante

Las columnas negras quedan perfectamente integradas en el comedor. El mismo color se repite en los marcos de las ventanas y en los dos maceteros de la entrada. Es la única nota oscura en el local, que se caracteriza por los tonos naturales y suaves. 

Imagen de la comida del restaurante Frances Frenchie Pigale

¡Chinchín!

Un brindis por este restaurante que abre en plena crisis del Covid. El equipo de cocina se ha esmerado en emparejar cada plato con un vino para que la experiencia gastronómica que se produzca en este restaurante sea total. 

Foto de un plato con comida para dippar del restaurante Frances Frenchie Pigale

Pasado, presente y futuro

Cada ingrediente se trata de forma tradicional para dar un resultado único e innovador. La prioridad del chef y su equipo es que el alimento conserve su sabor original. Sus platos respetan el pasado, están anclados en el presente y miran al futuro, según afirman. 

Plato de comida del restaurante Frances Frenchie Pigale

Platos 'reconfortantes'

La cocina de Greg Marchand se inspira en los productos de temporada. El chef realiza, en sus propias palabras "platos reconfortantes". En la carta del Frenchie Pigalle se puede encontrar desde el cordero lechal perfecto hasta un delicioso pato asado, que harán las delicias de los amantes de la carne. 

Desde que abrió su primer local en París, el Frenchie, Greg Marchand no ha dejado de cosechar éxitos. Ahora, en plena pandemia, el chef se atreve con otro restaurante, todo un reto. Este nuevo establecimiento brilla en la planta baja del Grand Pigalle Hôtel, gracias a una sabrosa carta y al sabio proyecto de interiorismo de Dorothée Meilichzon. La diseñadora ha ideado un espacio luminoso, vitalista y cercano, en el que la cerámica cobra un nuevo sentido.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?