¿Qué le pedimos hoy a un hotel? Así ha cambiado nuestra forma de viajar

Reductos cerrados y lujosos solo para unos pocos o espacios democráticos y abiertos a la ciu- dad. Suntuosidad o austeridad, tranquilidad o diversión, look doméstico o efecto sorpresa. Pre- tendemos saber lo que buscamos cuando dormimos fuera de casa. Tres expertos en la mate- ria nos cuentan qué queremos y cómo lo hacen realidad en términos de arquitectura y diseño.

Suite de Wandering Walls.

Suite de Wandering Walls.

Isabel Margalejo
Isabel Margalejo

Directora de Arquitectura y Diseño

La respuesta es unánime: experiencias. Sea en Oriente u en Occidente, en la playa o en la urbe, en uno tipo boutique o en un resort vacacional, eso es lo que buscamos cuando vamos a un hotel. Los tres expertos consultados coinciden en ello. "Experiencias que coincidan con sus expectativas y necesidades –puntualiza Jese Medina-Suárez, director creativo para Europa, Oriente Medio y Asia de Campbell House, firma especializada en diseño de hospitality–. Para unos, eso significa interiores opulentos y servicio exquisito; para otros, una oferta social y de flexibilidad donde incluso la gente que no se aloja en el hotel es bienvenida". Linda Boronkay, autora de los exclusivísimos Soho House y ahora con un estudio centrado en hotelería, añade: "Experiencias auténticas y únicas. Quieren que seamos respetuosos con el contexto cultural, geográfico y arquitectónico y que creemos una sensación de escapismo, algo fuera de lo común y memorable".

El arquitecto Álvaro Sans, cabeza del estudio ASAH que lleva diseñando alojamientos 36 años, incluidos todos los de las marcas de Melià, y su hija Adriana afinan aún más: "En los vacacionales hay una necesidad de desconectar, de crear recuerdos y tener experiencias que hagan no imprescindible salir. En los urbanos, el cliente busca que la oferta de restaurantes y bebidas sea de autor y que sea un lugar donde trabajar con todas las comodidades". El gran tema es cómo consiguen estos expertos trasladar eso a la arquitectura y al interiorismo.

DEMANDA SOCIAL

"En el mundo pospandemia, trabajo y viajes son más compatibles que nunca; los espacios comunes deben permitir a los huéspedes trabajar y hacer networking, lo que además de traducirse en un aumento de los ingresos por F&B (Food & Beverages, en la jerga del mundillo) introduce en un ecosistema cerrado a otros usuarios locales", dice Medina-Suárez. "Antes se sectorizaban estas zonas; ahora las planteamos como espacios únicos donde la arquitectura impone diferentes funciones. Podemos tener un lobby-bar y una cocina vista cerca de la recepción. Lo que no puede faltar en ellas es la conexión con el exterior; sino están incompletos sea en un resort o en una ciudad. La pandemia ha hecho que valoremos mucho más ver el cielo y sentir el aire, aunque sea frío", explican los Sans.

LA SUITE PERFECTA

¿Y cómo queremos que sea nuestra habitación? ¿Buscamos sentirnos como en casa o vivir otra vida unos días? Boronkay apuesta por lo segundo. "Deben ser un capricho, algo que no tienes a diario, un refugio, pero con un toque de escapismo. Apostar por un look muy marcado al pasar pocas noches en ellas. Me gustan con un guardarropa generoso, en el que esconder el equipaje". Álvaro Sans es de la misma opinión en esto último: "Armarios grandes, sin puertas, con un diseño atractivo, para que en sí sea un mueble, y ser vestidores integrados en el baño. El dormitorio debe tener un área de descanso con mucha luz natural, en armonía con los materiales, y una iluminación artificial con dos escenarios, de día y de noche. Y, si se puede, todas con terraza o balcón". Medina-Suárez también insiste en que los vestidores son uno de los mayores elementos de cambio: "El equipaje debe formar parte de ellos, con menos barras y más estanterías". Sobre el baño también lo tiene claro: "Basta ya de esos donde no tienes sitio para colocar los productos y cosméticos que traes contigo. Las encimeras y los espejos tienen que ser generosos, la luz distribuida homogéneamente y frontal, nunca cenital”. Para ASAH, se impone el lavabo-tocador "con cajones y una magnífica iluminación. Es importante que los materiales estén en armonía con los de la habitación o sean los mismos si es posible e, imprescindible, luz natural".

COMER, BEBER, AMAR

Antes ibas a un hotel solo si viajabas; ahora entras también a tomar una copa. "Han sido espacios cerrados a los clientes donde la recepción era una barrera que psicológicamente te impedía entrar; hoy son lugares públicos", puntualiza este mismo estudio. "Aunque no me gusta hablar de tendencias, sí se tiende a los lobbies con activación, a un diseño pensado hacia el wellness y lo saludable, a que haya obras de arte y piezas de autor y a una ejecución de alta calidad en el diseño, aunque los materiales no sean caros o lujosos. Los hoteles reales tendrán también una versión en el metaverso para crear oferta tanto para sus huéspedes físicos como digitales", remata el responsable de Campbell House.

1 /7
XRANGE WW aerial-6 lp

Exterior de Wandering Walls, un bed & breakfast en Pingtung, China, obra de XRANGE Architects.

santa-monica-proper-hotel-kelly-wearstler-california dezeen 2364 col 8

La recepción escultural del Santa Monica Proper Hotel, en California, de la interiorista Kelly Wearstler. Los lobby pierden formalidad y se abren para no resultar intimidatorios.

Hotel-Antiga-Casa-Buenavista169392

Salón con mesa de reuniones de Antiga Casa Buenavista, en Barcelona.

Hotel-Antiga-Casa-Buenavista169505

Piscina de Antiga Casa Buenavista, en Barcelona.

204GranMeliaVillaLeBlanc-Lobby

Zona de estar de Villa Le Blanc en Menorca, un estreno reciente de Melià con el foco en la sostenibilidad (huella de carbono cero), la artesanía y la arquitectura popular.

paperbacktavern final 0178

Restaurante Paperback Tavern en el Hyatt Regency de Boston, obra de Campbell House.

25

Baño de Osborne House, en Bundanoon, Australia, de Linda Boronkay.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?