El resort urbano al que tienes que ir si viajas a Australia

El Hotel The Calile, creado por los arquitectos Richards & Spence, se ubica en pleno centro de la ciudad de Brisbane (Australia), brindando la experiencia de resort en un entorno urbano

1 / 10
The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-fachada.

Podría ser Miami beach, pero The Calile se erige en pleno distrito financiero de la ciudad de Brisbane, cuyo espectacular clima templado ha guiado en todo momento a los arquitectos en su proyecto. Materiales naturales y productos locales, con toques dorados que ya se anuncian en su sobria fachada de hormigón. 

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-vista-fachada.

Desde esta otra vista de la fachada se puede ver cómo el hormigón se combina con ladrillo blanco, en una construcción por bloques que dibujan terrazas espectaculares.

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-terraza-rosa.

Aquí una de dichas terrazas, situada en la azotea, en la que se resumen los principales puntos del proyecto: enmarcar las vistas urbanas, pero con un estilo relajado, propio de un resort tropical. De ahí el tono rosa asalmonado de estos muros.

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-piscina.

La piscina es otro de los aspectos más destacados del The Calile, como buen resort. Su plataforma central en semicírculo emerge de las aguas cristalinas, donde en el fondo puede leerse la inscripción del nombre del hotel en letras doradas, otro tono crucial en la decoración de este hotel. 

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-lobby.

Una vez dentro, en el lobby del hotel, encontramos un mix de piedras naturales, que van desde la caliza al mármol, conviviendo con columnas de hormigón visto. Las butacas Diamond de Bertoia, producidas por Knoll International rodean una mesa de centro de mármol rojo, sobre una alfombra de lana tipo bereber.

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-bar.

En el bar la decoración se permite ciertas licencias, como la espectacular barra de mármol rojo o los tapizados de los taburetes. No en vano es el lugar de cocktails del hotel y transmite un aire más relajado.

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-pasillo.

La sobriedad de los pasillos que conducen a las habitaciones resulta atractiva. Un contraste entre las paredes de microcemento y los suelos de piedra natural, con pequeños apliques bola que aportan el toque soft

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-dormitorio-armario.

En las habitaciones se mezcla armonía y glamour. La primera dada por una distribución compacta, a base de revestimientos naturales y tonos neutros. La segunda, gracias a complementos como espejos con marcos dorados y apliques de estilo vintage.

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-dormitorio-cama.

Cortinas y albornoces de lino, mobiliario de madera natural, techo de cemento visto. Todo emana sencillez y calma. 

The-Calile-Hotel-Brisbane-by-Richards-Spence-dormitorio-vistas.

Las vistas al distrito financiero de Brisbane se cuelan en los interiores gracias a ventanales, que suavizan su aspecto mediante un contorno curvo. Aquí puede verse el contraste entre exterior e interior, uno urbano, otro tropical. El rasgo más distintivo del hotel The Calile.

Ubicado en el distrito financiero de James Street, en Brisbane, el hotel The Calile posee 175 habitaciones de diseño minimalista, en el que priman materiales como la madera y la piedra natural, en tonos neutros. Con el envidiable clima de Queensland y sus alrededores tropicales, brinda una experiencia de resort en un entorno urbano. Proyectado por los talentosos arquitectos australianos Richards & Spence, The Calile presenta una estética aparentemente simple que dialoga en todo momento con su paisaje colindante, a medio camino entre los rascacielos y el aire tropical.

Inspirado en otras ciudades de clima cálido, como Miami, Palm Springs, Río de Janeiro y Ciudad de México, el codirector de Richards & Spence, Adrian Spence, se refiere al resultado final como el mayor logro profesional de su estidio hasta la fecha. "Para el equipo de diseño, abrazar el clima y los entornos tropicales se convirtió en la base del diseño y la arquitectura del hotel. En nuestra opinión, no hay otro hotel australiano, ubicado en la ciudad, concebido como un resort. Los hoteles urbanos de nuestro país se dirigen a un mercado corporativo, centrado en la conferencia y los negocios, en lugar de en la piscina y el paisajismo. El Calile innova en eso ”, afirma Spence.

No en vano, los puntos claves de este proyecto son la increíble piscina elevada, situada en el centro del hotel, junto con el área cubierta que la rodea, con restaurantes al aire libre, cabañas y tumbonas que refuerzan su esencia de ocio con estilo. Las 175 habitaciones también invitan a disfrutar del clima y el paisaje, gracias a ventanales que enmarcan las vistas en áreas cruciales de la estancia y a balcones que dan a la piscina. “Nuestro clima es el leit motiv de The Calile, ya que nos permite vivir al aire libre la mayor parte del año. Es un lujo que hemos quería explotar con la arquitectura del hotel", dice Spence. Los pasillos que llevan a las diferentes habitaciones se vinculan con el exterior mediante suelos de piedra caliza y paredes de cemento. En el interior de las estancias, revestimientos de corcho, alfombras de sisal, baños de mármol, batas de lino personalizadas y artículos de tocador de Grown Alchemist ponen el acento a lo natural, artesanal y apuesta por los productos de proximidad de origen local, para velar por el medio ambiente. Persianas motorizadas, televisores de última generación y sistema de sonido de vanguardia completan la oferta para obtener una experiencia única.

Las zonas comunes, como lobby, bar, restaurante, centro de fitness, spa y boutiques de moda, en la planta baja, se toman algunas licencias estéticas más atrevidas que en las áreas privadas, aunque siempre manteniendo la filosofía de lujo sereno a base de materiales naturales y decoración minimal pero sofisticada.

Más Sobre...
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?