Los muñecos de madera de Yen Jui-Lin

El artista y diseñador taiwanés Yen Jui-Lin trabaja la madera con una mirada sensible.

1 / 10
Yen Jui-Lin creó junto a su hija un variado conjunto de personajes de compañía.

1 / 10

Yen Jui-Lin creó junto a su hija un variado conjunto de personajes de compañía.

Personajes muñecos de madera de Yen Ju-Lin 6. Los muñecos que crea el taiwanés sintonizan con los niños para poder comunicarse con ellos.

2 / 10

Los muñecos que crea el taiwanés sintonizan con los niños para poder comunicarse con ellos.

La mayoría de sus creaciones son en madera clara de alcanfor, pero también se ha lanzado a tallar algunos en madera oscura.

3 / 10

La mayoría de sus creaciones son en madera clara de alcanfor, pero también se ha lanzado a tallar algunos en madera oscura.

Además de carvar, Yen Jui-Lin es profesor de dibujo, y algunos de los personajes son representaciones de sus alumnos.

4 / 10

Además de carvar, Yen Jui-Lin es profesor de dibujo, y algunos de los personajes son representaciones de sus alumnos.

Estas geniales criaturas nos hablan del alma poética de su autor.

5 / 10

Estas geniales criaturas nos hablan del alma poética de su autor.

Como si se tratase de arcilla, su dominio del material es total.

6 / 10

Como si se tratase de arcilla, su dominio del material es total.

La combinación de diferentes tipos de madera ayuda a imaginar que los muñecos tienen pelo, ropa, etc.

7 / 10

La combinación de diferentes tipos de madera ayuda a imaginar que los muñecos tienen pelo, ropa, etc.

Sin pintura ni artificios, las betas de la madera aparecen como si de estampados se tratase.

8 / 10

Sin pintura ni artificios, las betas de la madera aparecen como si de estampados se tratase.

El respeto con el que trata la materia es total.. El respeto con el que trata la materia es absoluto.

9 / 10

El respeto con el que trata la materia es absoluto.

Las referencias a la naturaleza son totales, como este personaje con cabeza de calabaza.

10 / 10

Las referencias a la naturaleza son totales, como este personaje con cabeza de calabaza.

Yen Jui-Lin vive en el campo, cerca de la ciudad de Taoyuan (Taiwán). Allí crece el árbol de alcanfor que le proporciona la madera dorada, a veces con un tinte rojo y cálidas secciones de color marrón oscuro, con la que ha dado vida a estos personajes surgidos de la complicidad del artista con su hija pequeña. Jui-Lin no solo imagina y diseña sus esculturas u objetos, también los hace con sus manos y los vende él mismo porque cree que es la manera más sencilla y auténtica de hacer su trabajo. De esta forma, nos dice, “cuando una persona compra mis obras no solo consume un objeto, sino que también se implica en un momento de mi vida”. Antes de dar forma a la madera, que a veces es reciclada, boceta cuidadosamente para no cometer errores y no desperdiciarla ya que para él es un recurso tan precioso como escaso al que trata con respeto y devoción.

Loading...