Las mejores vistas de la neoyorquina Décima Avenida están en The Spur

El espacio es el último tramo del parque elevado High Line y alberga en estos momentos la obra 'Brick House' de Simone Leigh.

1 / 8
The Spur, en Nueva York

El High Line de Nueva York da la bienvenida a The Spur

Desde 2009 la ciudad de los rascacielos está orgullosa de contar con High Line, un parque elevado de 2,33 kilómetros construido sobre una antigua vía de tren en el distrito de Manhattan. Aunque no ha sido hasta este mes de junio que los transeúntes y curiosos han podido conocer su último tramo, el llamado The Spur. 

The Spur, en Nueva York.

Una pasarela verde urbana para todo el mundo

High Line se encuentra en una sección elevada de la línea Est Side Line de la extinta compañía de ferrocarriles New York Central Railroad. En París desde 1993 puede encontrarse un proyecto similar, el Coulée verte René-Dumont de 4,7 kilómetros. 

The Spur, en Nueva York.

Una nueva pieza de Hudson Yards

The Spur, a su vez, forma parte de Hudson Yards, el nuevo barrio de lujo ubicado en lo que antes se conocía como Far West Side, el extremo oeste de Manhattan, a la altura de Midtown. Ahí también se encuentra la monumental escultura The Vessel, de Thomas Heatherwick, o el multidisciplinar espacio cultural The Shed. 

The Spur, en Nueva York.

Homenaje a la belleza afroamericana

Indiscutiblemente, uno de los elementos más llamativos que pueden encontrarse en The Spur es Brick House, un gran busto de la artista Simone Leigh que rinde homenaje a la belleza afroamericana. Mide casi 5 metros de altura. 

The Spur, en Nueva York.

Contraste con el entorno

Brick House se asemeja a un torso de arcilla con peinado afro, por lo que contrasta con los rascacielos de alrededor. La figura mira al sur de la Décima Avenida. 

The Spur, en Nueva York.

Plinth, nuevo reclamo artístico

El punto concreto donde se encuentra la escultura Brick House se llama Plinth. Su principal particularidad es que cada 18 meses albergará una obra distinta, por lo que se trata de un espacio de arte efímero al aire libre. 

The Spur, en Nueva York.

Otro pulmón verde

Obviamente no se trata de Central Park, pero la vida vegetal es también muy importante en The Spur: incluye 8.500 plantas perennes, 69 árboles y arbustos.

The Spur, en Nueva York.

Vista panorámica

En The Spur se encuentran varios balcones con bancos desde los que se puede disfrutar de las vistas de los rascacielos o cotillear todo lo que ocurre en la Décima Avenida, ya que la transitada calle pasa justo debajo del espacio. 

 

Ya te contamos hace unas semanas que Nueva York cuenta con un nuevo reclamo turístico, Hudson Yards, un nuevo barrio en el extremo oeste de Manhattan, a la altura de Midtown, que entre otros cuenta con The Vessel (la instagrameable escultura de Thomas Heatherwick) o The Shed, un nuevo centro de arte que alberga tanto exposiciones como conciertos. Ahí mismo también se encuentra High Line, el parque elevado de 2,33 kilómetros construido sobre una antigua vía de tren por el que diariamente pasean cientos de miles de neoyorquinos y turistas que quieren escapar del estrés del día a día, que ahora cuenta con un último tramo final: el denominado The Spur (el espolón, en español).

The Spur cuenta con una plaza desde la que se puede observar todo lo que ocurre en la Décima Avenida. Aunque lo más llamativo de este tramo perteneciente al High Line es Plinth, un punto de encuentro para los amantes del arte que cada 18 meses albergará una pieza-escultura distinta. La primera de ellas lleva por título Brick House, con la que su autora, la artista Simone Leigh, rinde homenaje a la belleza afroamericana. Estamos seguros de que al igual que de The Vessel será uno de los rincones más fotografiados de aquí en adelante en la siempre fascinante ciudad.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?