Masquespacio diseña en la ciudad de Turín una moderna hamburguesería llena de color

El instagrameable nuevo local que acaba de abrir sus puertas la cadena Bun lleva la impronta del reconocido estudio multidisciplinar valenciano. En sus 120 metros cuadrados el verde, el rosa y el azul se apoderan de todos los espacios. Su carta de hamburguesas, obviamente, entra por los ojos.

Ana Hernández y Christophe Penasse, los fundadores del estudio valenciano Masquespacio, ya eran unos viejos conocidos de la cadena de hamburgueserías italiana Bun. En realidad, ambos se encargaron de crear el primer local que abrió en Milán. Y, dado su éxito, acaban de hacer lo propio con este nuevo establecimiento que recientemente ha aterrizado en Turín. Valiéndose principalmente de tres colores, verde, rosa y azul, este es mucho más que un lugar perfecto para comer una sabrosa hamburguesa. "La idea de jugar con un color por escaparate es crear un efecto visual desde fuera en el que el espectador al caminar enfrente del nuevo Bun se ve entrando de un mundo visual al otro, dejándose llevar por un viaje de diferentes experiencias dentro del mismo espacio", cuenta al respecto Ana Hernández, directora creativa de Masquespacio. 

1 / 12
Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

La cadena de hamburgueserías Bun ha vuelto a confiar en Masquespacio para el nuevo local que ha abierto en la ciudad italiana de Turín. Concretamente, se encuentra en el número 9 de Via Giovanni Amendola.

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Esta es la segunda vez que el estudio liderado por Ana Hernández y Christophe Penasse trabaja para ellos, ya con anterioridad se encargó de diseñar el primer restaurante Bun de Milán.

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

A diferencia del espacio milanés, el de Turín no contaba con un elemento histórico singular, sino con un escaparate amplio de tres ventanas que, además de aportar luz natural, deja ver todo desde el exterior. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Si bien en el restaurante de Milán se utilizaron dos colores, en Turín se han aprovechado las ventanas para diseñar el espacio en tres colores diferentes. Cada uno, precisamente, ocupa un escaparate por sí mismo. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

El color verde, característico de Bun, preside la barra de pedidos.  

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Por su parte, el rosa y el azul se han destinado a dos diferenciados espacios para sentarse. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

En el rosa, además de una mesa para compartir, se ha levantado una tribuna. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Dicha tribuna continúa con el concepto de los arcos y permite a los comensales sentarse en diferentes alturas.

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

La zona azul se caracteriza por su divertida personalidad. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

De hecho, simula ser una enorme piscina. Se ha buscado la sensación de estar sumergido en el agua. 

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Asimismo, a lo largo de sus 120 metros cuadrados el local cuenta con algunos de los elementos establecidos por la marca como el mobiliario y los arcos, junto a materiales de cerámica y terrazzo.

Hamburguesería Bun de Masquespacio en Turín

Masquespacio, tras haber diseñado los take away de comida japonesa Kento en la Comunidad Valenciana, ya ha empezado a trabajar en el nuevo Bun que abrirá próximamente sus puertas también en Milán. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?