El hotel en el que todo depende del color que elijas en tu habitación

Situado en la ciudad de Innsbruck, el hotel Altstadthotel Weisses Kreuz invita a sus huéspedes a disfrutar de un viaje en el tiempo refrescante y lleno de color. Esto sí que es un buen regalo de Reyes.

Una mesa de latón de 13 metros sirve de recepción multifuncional.

Una mesa de latón de 13 metros sirve de recepción multifuncional.Foto: Alex Filz

Ubicado en un estrecho edificio de 1460 en el centro de la ciudad austriaca de Inssbruck, el Altstadthotel Weisses Kreuz ha sido remodelado de la mano del estudio Noa, que ha ideado un establecimiento que invita a los huéspedes a disfrutar de un refrescante y colorido viaje a través del tiempo con 48 nuevas habitaciones y suites. El alojamiento, emplazado en la calle Herzog-Friedrich, siempre ha sido un destino popular para viajeros y celebridades históricas, entre ellos Wolfgang Amadeus Mozart, que se alojó allí cuando tenía 13 años, en 1769. Durante el rediseño, a las seis plantas existentes se añadió un nivel tipo loft, que  está meticulosamente coreografiado: por un lado, conserva su pendiente original hacia el alzado frontal que da a la calle y se integra en el paisaje urbano, pero en la parte trasera se eleva en altura y se abre a través seis cubos de vidrio que ofrecen maravillosas vistas del horizonte de la ciudad. Desde aquí, los huéspedes pueden disfrutar de un panorama único, contemplando la cordillera Nordkette.

1 /6
pasillo hotel tirol

El viaje en el tiempo para los huéspedes comienza en la planta baja, a través de un largo pasillo salpicado de espejos que conduce al ascensor. En este curioso recorrido los visitantes se ven reflejados, pero al mismo tiempo las paredes y el techo con espejos disuelven los límites y la arquitectura deja de existir. Es toda una declaraciones: desde la entrada los huéspedes se alejan de su propio sentido del tiempo. 

mesa comedor bar hotel tirol

Tras la entrada, el ascensor lleva directamente a los visitantes la recién creada sexta planta, donde les espera una cálida bienvenida. Allí, la vista se dirige a una mesa de latón de 13 metros de largo hecha a medida con ornamentación barroca. Esta gran pieza es una recepción multifuncional, que también sirve para el desayuno buffet, bar y lugar de encuentro por la noche. 

loft vistas montaña color azul hotel tirol

Además de la mesa, en la estancia destaca el suelo de madera de roble y el cálido azul oscuro, que contrasta con el latón.  Este loft con sus grandes ventanas y vistas impresionantes es lo opuesto a "una atmósfera fría". Varias áreas de asientos con sillones inusuales e iluminación de estilo Gatsby ofrecen un ambiente ecléctico, donde los detalles en rosa claro y amarillo ocre se combinan con opulentos latón. En esta estancia elementos de una amplia variedad de períodos estilísticos conspiran para difuminar cualquier sentido del tiempo. El proyecto sigue una línea ‘barroca chic’ como elemento denominador. Todo se ha coordinado en siguiendo una pauta cromática, incluso los detalles técnicos, lo que crea un espíritu vivo que evoca la historia dinámica del edificio, de la que ahora se está escribiendo un nuevo capítulo.

habitación verde hotel tirol

Las nuevas habitaciones y suites, o "cámaras", como las llaman cariñosamente los propietarios, están ubicadas en los pisos inferiores. A pesar de la irregularidad arquitectónica de las plantas, con sus techos góticos, arcos y diferentes alturas de las habitaciones, los arquitectos de Noa han conseguido impregnar de calma el caótico espacio existente. Las habitaciones que dan a la calle permiten al visitante sumergirse en el ajetreo y el bullicio del casco antiguo de la ciudad Innsbruck con solo mirar por la ventana, mientras que las que dan al patio interior tienen un patio o balcón interno que crea un idílico refugio aislado. Para la parte central sin ventanas del edificio, los artífices del proyecto han ideado un patio interior con terraza privada ajardinada que permite que estas habitaciones reciban luz natural. 

habitación blanca hotel tirol

Las habitaciones tienen códigos de colores consistentes. Cada uno está inmerso en un tono monocromático que forma parte del viaje en el tiempo que emprende el huésped. Cada tono da una indicación de la configuración de la habitación respectiva. En comparación con las habitaciones de color azul claro, las habitaciones rojas son un poco más espaciosas, las teñidas en azul oscuro tienen balcón y las verdes cuentan con una terraza con vistas al patio, mientras que las habitaciones grises son todas con dos camas individuales. 

habitación roja con billar hotel tirol

Todos los muebles están en consonancia con el color: desde las alfombras y los azulejos hasta la pintura de las paredes, el tejido de las cortinas y los muebles. El estilo barroco se refleja en pequeños detalles, como las patas de un lavabo, una cómoda o una serie de fotografías opulentamente vestidas que retoman el leitmotiv del interiorismo. En el segundo piso se encuentra la "Suite Mozart", un refugio espacioso donde el músico una vez descansó. Aquí abundan los elementos grandiosos en rojo y dorado. Como tributo al famoso compositor, que era un gran jugador, una mesa de billar adorna la habitación. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?