Un hotel de invierno para disfrutar del arte, la arquitectura y un paisaje único

Con los Dolomitas de Italia como paisaje, el estudio MoDusArchitects ha convertido el antiguo hotel de montaña Icaro en una fantasía de madera y estilo que combina arte, arquitectura y diseño.

En las estribaciones de las montañas Dolomitas, Italia, y enclavado dentro de una red de pistas de esquí y senderos para caminatas, el estudio MoDusArchitects ha renovado Icaro Hotel como un volumen “estereométrico en madera que añade silenciosamente un nuevo fragmento al patrimonio construido de la arquitectura hotelera de este singular espacio protegido”. Así define el estudio este proyecto y no podemos sino confirmarlo. Y es que este Patrimonio Mundial de la UNESCO que suponen Dolomitas del Tirol del Sur, incrementa su grandeza con este original y respetuoso alojamiento.

Sus humildes orígenes se remontan a una simple albergue de montaña de la década de 1930. La nieta del fundador del albergue Icaro original, Angelika Sattler, encargó a MoDusArchitects que revisara la estructura y reinventara su identidad. Y el resultado no puede ser más espectacular. “Las diversas intervenciones incluyen una extensión de estacionamiento subterráneo, las habitaciones separadas para el personal, la adición de una habitación de invitados, la reorganización de todos los espacios comunes, incluida el área de la piscina, y la columnata de madera a lo largo de la fachada principal que proporciona una impresionante vista de la montaña”.

La gruesa piel de madera de alerce con dientes de sierra, junto con el gran techo inclinado y las columnas de madera, constituyen un sistema de ordenación único y original que confiere personalidad al proyecto. “Las 13 columnas de madera ramificadas de 7,5 metros de altura que recorren los 55 metros de longitud de la fachada orientada al sur y se extienden sobre los dos pisos superiores, son elementos estructurales que sujetan el techo en su lugar y sirven como un marco intermedio. La terraza del primer piso dibuja una línea recta a través de las dos esquinas más alejadas del edificio para definir una espaciosa logia de doble altura, que extiende los espacios interiores de las habitaciones hacia el exterior”.

En la planta baja, a lo largo del edificio, un camino claramente definido revela una sucesión de áreas comunes: entrada, recepción, tienda, salón, bar y comedor, todos partícipes “en el colorido intercambio entre huéspedes, visitantes, entusiastas del aire libre y el familia Sattler. La convergencia ecléctica de materiales, texturas y elementos de mobiliario fijo encadenan los programas y reescriben la memoria colectiva de los espacios interiores alpinos tradicionales. Así, mientras que los rincones de comedor revestidos de madera con asientos tipo banqueta evocan la hospitalidad de los interiores de las antiguas cabañas, el mármol monolítico gris nublado de la mesa de buffet y la barra del bar anclan los momentos definitorios del deleite gastronómico en el centro de este espacio continuo”.

Ecléctico y animado, Hotel Icaro es una alquimia de arquitectura contemporánea, diseño, hospitalidad, tradición, arte, artesanía y patrimonio. 2Cada espacio está enmarcado para sacar a relucir toda la bondad y la imaginación que surgen de los viajes y para reforzar la sensación de descubrimiento y libertad que transmiten los paisajes alpinos”. Esquiar o caminar no sabemos, pero quedarnos admirando esta maravilla, seguro que sí lo hacemos.

1 /14
Hotel Icaro

Sala África. Mesita Chap con mármol Palladio Moro de Miniforms. Placa de madera quemada de Othmar Prenner. Sofá Botera de Miniforms con tejidos MICA de Rohi. Manta de lana de cordero de Eagle Products. Telas para cortinas de Clarke&Clarke.

Hotel Icaro

 Habitación de invitados del telescopio, una original manera de formar parte del exterior. Nicho tapizado con tejido bouclé. Nuance Plaid con líneas Moonrise y Swing de Hütte. Mesa auxiliar a medida en madera de olmo.

Hotel Icaro

Ubicado en la meseta de Alpe di Siusi (Seiser Alm) a 1.900 metros sobre el nivel del mar y dentro del área considerada Patrimonio Mundial de la UNESCO de los Dolomitas del Tirol del Sur, los humildes orígenes del hotel se remontan a un simple albergue de montaña de la década de 1930.

Hotel Icaro

Icaro Hotel emerge como un volumen estereométrico de madera, que aporta su granito de arena al grandioso patrimonio que supone el paisaje donde se enclava, pero sin interferir en ningún caso en su natural tranquilidad. El acompañamiento perfecto.

Hotel Icaro

La piel de alerce con dientes de sierra, junto con el gran techo inclinado y las columnas de madera, constituyen un sistema de ordenación único y original que confiere personalidad al proyecto. Las 13 columnas ramificadas de 7,5 metros de altura que recorren los 55 metros de longitud de la fachada orientada al sur se extienden sobre los dos pisos superiores.

Hotel Icaro

En la planta baja, a lo largo del edificio, un camino claramente definido revela una sucesión de áreas comunes: entrada, recepción, tienda, salón, bar y comedor. Suelo, tablones de madera contrachapada de roble. Techo, fieltro de Lanisor y moldura de madera de abeto amarillo y blanco. Lámparas de techo Dioscuri de Artemide.

Hotel Icaro

Mostrador de bar de mármol Breccia hecho a medida. Estantería del bar a medida con iluminación LED y soportes de madera de roble. Lámparas de techo Dioscuri de Artemide.

Hotel Icaro

En la zona de recepción, los acabados verticales son paneles de roble teñido de negro, paneles de roble macizo, hornacinas en paneles de MDF pintado blu di Prussia. Tallas de madera figurativas “Polychromos” del artista Hubert Kostner. Jarrones Colate de Niva Design. Colección de taxidermia heredada de la abuela (Berta Wieser) y el padre (Walter Sattler) de la propietaria.

Hotel Icaro

Zona de descanso, jarrones Colate de Niva Design. Silla Lola con patas de madera maciza de fresno de Miniforms. “Alfombras Voladoras B02_20/10_2021” Gobelin de Elisa Grezzani.

Hotel Icaro

Salón junto a la sala del jardín. “Tränentrockner” de Michael Sailstofer (instalación mural de arte inaugural). “Kong Bozzetti (serie)” de Gregor Passens (escultura de cerámica vidriada). Sillón Ace con patas de roble macizo de Normann Copenhagen. Mesa auxiliar Pezzo de Miniforms.

Hotel Icaro

Garden room: Papel pintado JWall Forest colección tropical de Jannelli&Volpi. Lámpara de pared Malu de Maison Paloma. Telas para cortinas de Clarke&Clarke. Asiento de esquina hecho a medida. Mesa auxiliar Pezzo de Miniforms. Centro de mesa de cobre hecho a mano por Laurenz Stockner. Alfombra de lana de cordero.

Hotel Icaro

Zona de piscina. Columnas recubiertas de mosaico brillo Appiani. Techo acústico en madera de abeto. Falso techo de tablones teñidos de madera negra. Tumbonas Rail de Pedrali. Mesa auxiliar Roll de Patricia Urquiola para Kettal. Lámpara de suspensión Nod de XAL.

Hotel Icaro

La conexión interior exterior queda patente en todos y cada uno de los rincones del Hotel Icaro.

Hotel Icaro

Rincón del relax en la zona de la piscina. Cera fundida incrustada en el muro de hormigón por Hubert Kostner. Marco de moldura de madera de abeto. Tumbona Synthesis de Unopiù. Mesa auxiliar Roll de Patricia Urquiola para Kettal. Lámpara de suspensión Nod de XAL.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?