El hotel Equinox Nueva York abre sus puertas

El Equinox Hotel de Nueva York une lujo y estilo de vida para ofrecerte una experiencia inolvidable. Te permite seguir disfrutando de tus rutinas diarias en un gimnasio impactante, en un entorno que eleva los sentidos e invita a repetir.

1 / 6
piscina-equinox-hotel-nueva-york

El área de la terraza, con suelo de mármol, cuenta con dos protagonistas indiscutibles: la piscina infinity y la escultura de Jaume Plensa.

bar-Fireplace Hero-del-hotel-Equinox-de-Nueva-York

El bar es un elegante espacio con suelos de madera y una barra majestuosa para tomarse una copa después de cenar.

bar-de-noche M D Hero de-Equinox-Hotel-Nueva-York

En el bar, las sillas de espejo rodean las mesas, creando un ambiente cálido, acogedor y sexy.

suite-presidencial-equinox-hotel-nueva-york

EL salón de la suite presidencial incorpora muebles de diseño y ofrece vistas privilegiadas a la ciudad de Nueva York.

habitacion-Equinox-hotel

Cuando anochece, nada mejor que refugiarse en la habitación del Equinox, con sus formas amables y tejidos suaves.

bano-de-la-suite-presidencial-del-hotel-Equinox-de-Nueva-York

Detalle de la habitación, en la que una puerta corredera comunica la zona destinada al descanso con el baño.

El New York Equinox Hotel en Shining Hudson Yards de Nueva York es un híbrido de hotel de lujo y estilo de vida, que da la posibilidad a sus clientes de seguir con sus rutinas diarias en un entorno diferente al habitual.

Rockwell Group se encargó de embellecer el espacio con suntuosos acabados. Este estudio de arquitectura, responsable del diseño de hoteles como el Nobu de Miami Beach, el Ritz-Carlton de Boston o Le Méridien de Orán, firma una estética moderna y lujosa al mismo tiempo, para que el huésped se sienta en una versión mejorada (o muy mejorada) de su propia casa.

En la planta 14 se encuentra el restaurante, con vistas espectaculares a la ciudad de Nueva York, el Electric Lemon. Liderado por el restaurador Stephen Starr, ofrece una carta saludable, en sintonía con los principios que rigen el hotel. Y así, predominan los productos frescos, de temporada, procedentes de los productores locales, y las recetas gustosas y sanas, en línea a un estilo de vida saludable. Porque alojarse en un hotel no significa cambiar tus hábitos diarios. O eso es lo que defiende el Equinox Hotel.

En muchos casos, el gimasio es un espacio secundario o incluso terciario en un hotel, un lugar poco importante, sobre todo a nivel de diseño. No es el caso del Equinox Hotel, donde tanto el gimnasio como el spa juegan un papel fundamental y están en el corazón del proyecto. Joyce Wang fue el encargado de diseñar esta zona tan importante para el huésped del Equinox. El resultado no puede ser más favorecedor, práctico y suntuoso. Todo aquel que se aloje aquí puede mantener su cuerpo en forma porque, como les gusta decir a los propietarios, el movimiento forma parte de la filosofía del hotel.

La terraza vuelve a ser un ejemplo de lujo bien entendido: junto a la piscina infinity luce, orgullosa, una escultura de Jaume Plensa. A media tarde no hay plan mejor que sentarse en los sofás diseñados por Zaha Hadid y tomarse una copa mientras se asiste a una espectacular puesta de sol.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?