En este hotel de Lisboa te sentirás como en tu propia casa

La gastronomía, el mejor diseño y un ambiente familiar son ingredientes fundamentales de Casa Fortunato, que tiene en el comedor-cocina uno de sus espacios protagonistas.

Hay hoteles adonde solo vamos a dormir, y a la calle. No es lo que ocurre cuando cruzamos el umbral de Casa Fortunato, aunque la ciudad que nos rodea sea la dulce Lisboa. Es un lugar, como dicen su directora, Filipa Fortunato, y su marido, António Costa Lopes –arquitecto autor del proyecto renovador–, "para sentirse como en casa".

No en balde la pareja y sus cuatro hijos comparten espacios comunes con los huéspedes y hacen vida familiar en el mismo edificio, en una vivienda discretamente situada en la segunda planta. Allí se ubican también las nueve habitaciones del establecimiento, a las que se accede a través de una escalera volada en espiral que arranca del luminoso vestíbulo con suelo de mármol.

La singularidad de las habitaciones, con sus techos altos, sus chimeneas francesas y sus piezas de mobiliario de las mejores marcas y creadores, no eclipsa el atractivo de la planta baja, sobre todo el comedor-cocina, donde Filipa –flanqueada a menudo por António y los chicos– disfruta de un espacio que se corresponde, dice, con su modo de entender y de elaborar la comida: "Soy diabética, y gracias a la filosofía macrobiótica aprendí a cocinar y a disfrutar de un placer que no conocía".

Suelos de baldosas hidráulicas ocres y amplios ventanales comparten el área de comedor y el diseño impoluto de la cocina bulthaup, equipada con los módulos b Solitaire, los bancos de trabajo b2 y el frente funcional b3. A Filipa le encanta "sentir la textura de los materiales, el orden organizativo, los detalles de cada pieza, la suavidad con que se abren y cierran puertas y cajones, los utensilios ergonómicos". Un modo de subrayar la importancia del equilibro, tanto en el diseño como en el modo en que vivimos.

Suscríbete a nuestra newsletter para descubrir otros hoteles con encanto.

1 / 10
Hotel casa fortunato en Portugal suite

Casa Fortunato ocupa una construcción centenaria de estilo pombalino en el barrio de Amoreiras de la capital portuguesa.

Hotel casa fortunato en Portugal comedor

La cocina se ha equipado con módulos b Solitaire, bancos de trabajo b2 y un frente funcional b3; todo, de bulthaup.

Hotel casa fortunato en Portugal habitacion con papel pintado geometrico

Los elementos gráficos y el color a través de azulejos y papeles pintados tienen un destacado protagonismo en el diseño interior del hotel.

Hotel casa fortunato en Portugal recepcion

Cada uno de los espacios tiene una decoración singular en la que conviven elementos arquitectónicos preexistentes –techos altos, chimeneas francesas, arrimaderos o carpinterías antiguas– con una combinación ecléctica de mobiliario de distintas épocas.

Hotel casa fortunato en Portugal dormitorio con baño

Gran parte del mobiliario es el resultado de la pasión coleccionista de los propietarios, António y Filipa.

Hotel casa fortunato en Portugal habitacion con baño

El resultado es una feliz combinación de la calidez informal de un bed and breakfast y el refinamiento de un hotel exclusivo.

Hotel casa fortunato en Portugal dormitorio con butaca roja y blanca

La sensibilidad estética de los dueños de Casa Fortunato se refleja en la presencia de diseños icónicos, como la butaca Nimrod, de Marc Newson para Magis, y la silla Aluminium Chair, de los Eames, editada por Vitra.

Hotel casa fortunato en Portugal salon con terraza

En este acogedor salón, el sofá Tufty Time, diseño de Patricia Urquiola para B&B Italia.

Hotel casa fortunato en Portugal dormitorio con mesa de trabajo a los pies de la cama

Frente a la mesa, la silla Eames Plastic Armchair DAL, diseño de los Eames, editada por Vitra.

Hotel casa fortunato en Portugal baño en suite

Como dice António, la idea era lograr la atmósfera de una casa "donde las habitaciones son diferentes en todos los sentidos: en sus formas, zonas, colores y en casi toda la decoración”. Para iluminar este baño, la lámpara de suspensión AIM, de los Bouroullec para Flos.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?