La poesía en imágenes en la última obra de Chema Madoz

La galería madrileña Elvira González presenta una exposición del que fuese Premio Nacional de Fotografía en el año 2000.

Sin título, Chema Madoz (2021)

Sin título, Chema Madoz (2021)

René Magritte pintó en 1929 la imagen de una pipa y, debajo, escribió: Ceci n´est pas une pipe. La gente se rió. Pero algunos avisaron: no es una pipa sino su representación visual. Otros dictaminaron: ha nacido el arte conceptual, que incita al público a pensar.

Las fotos del artista madrileño Chema Madoz avivan la memoria visual y, al recorrerlas, comparecen la pipa de Magritte y la obra inquietante de la escultora Meret Oppenheim, considerados ambos surrealistas. Aunque no cabría adjudicarle a Chema Madoz una pertenencia anacrónica a ese movimiento, sin duda subyace en su poética fotográfica la misma incitación a pensar, a través de un "choque" visual que desenfoca y perturba la mirada del espectador.

Un trencito de juguete subiendo por el pasamanos de una escalera. Una hoguera mínima alimentada por una pequeña pirámide de lápices. Una escalera no reflejada sino atravesada al otro lado de un espejo. Las patas de una araña tocan teclas de un piano. Una jaula flotante captura una nube. En una maceta, como un cactus, dos pedruscos pegados. Una cabellera ajustada como una cortina deja paso de la luz a la oscuridad. Una cuchara arroja sobre el mantel la sombra de un tenedor. Imágenes en blanco y negro, nítidas, objetivas o, dicho de mejor modo: certificaciones visuales de una atención devota hacia los objetos cotidianos, que Madoz suele buscar por los mercadillos.

Sin título Chema Madoz (2021)

Sin título Chema Madoz (2021) Foto: cortesía Galería Elvira González

A veces recoge rarezas, pero "me parece que lo importante es que la imagen permita reconocer el objeto y su función, sin generar confusión. Si el espectador ya tiene una relación con ese objeto –un peine o una copa de vino- la lectura de la imagen es más natural", ha comentado el artista madrileño. Sus composiciones asombran pero, lejos del efectismo, es en el mismo remolino de sorpresa que provocan sus composiciones donde se desenvuelve el arte de Madoz. Asombro y preguntas: ¿cómo lo hace? ¿cuáles son sus procedimientos?

Sin título, Chema Madoz (2021)

Sin título, Chema Madoz (2021)

Conviene saber que Madoz trabaja con una cámara analógica y que sus fotografías no están alteradas digitalmente. Es otra manera genial de manifestar que una pipa o un peine (o un trencito empinándose en el pasamanos de una escalera de hierro) pintados o fotografiados son representaciones de maneras de mirar, con devota atención, los inquietantes objetos cotidianos.

Sin título, Chema Madoz (2021)

Sin título, Chema Madoz (2021)

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?