Las impresionantes esculturas de Plensa vuelven a Chicago

En el Chicago´s Gray Warehouse se presenta Nocturne, dedicada a la obra reciente del escultor Jaume Plensa. Sus famosas cabezas de muchachas en basalto y bronce y en etéreas mallas de alambre y cristal

Las figuras escultóricas en mallas de acero inoxidable representan la expresión más etérea, al borde de la ingravidez, del arte de Jaume Plensa

Las figuras escultóricas en mallas de acero inoxidable representan la expresión más etérea, al borde de la ingravidez, del arte de Jaume Plensa Foto: Warehouse

Las muchachas de los ojos cerrados de Jaume Plensa. Las muchachas monumentales del escultor catalán Jaume Plensa, todavía más famoso y frecuentado mundialmente que en España. El largo rostro de Rui Rui, con los ojos y la boca cerrada, entre palacios ocres de Venecia. Julia, con los ojos cerrados y la nariz que parece que respire y rompa la desolación de la Plaza Colón de Madrid. Descomunales esculturas de rostros de muchachas en lugares públicos, que permanecen un tiempo y luego cambian de aire. Cada cabeza de bronce tiene una textura única, y las versiones en mallas de acero componen los mismos rostros de muchachas, aún más silenciosos porque aparecen desmaterializados. Estas presencias ligeras de formas sólidas son también, explica Plensa, "un intento de reflexionar sobre la intimidad, un canto al silencio. Como artista, has de generar silencio, para que podamos escuchar nuestras pequeñas voces, porque somos David contra Goliat".

El sereno rostro de Riu Rui, una de sus esculturas en basalto y bronce, recibe al visitante de la exposición Nocturne, en Chicago.

El sereno rostro de Riu Rui, una de sus esculturas en basalto y bronce, recibe al visitante de la exposición Nocturne, en Chicago. Foto: Warehouse

En Nocturne, la exposición que alberga el Chicago's Gray Warehouse, Jaume Plensa presenta su obra más reciente. La muestra empieza con Minna, una escultura en basalto negro y bronce, figuras etéreas en acero inoxidable y cristal de Murano. Continúa con una serie de cinco retratos en bronce: Anna, Irma, Laura, Lou y Rui Rui, unidas en un diálogo mudo. Cabezas fundidas en bronce (con los mismos moldes que el artista utiliza para sus figuras de mallas de acero) y luego pintadas irregularmente de blanco, aclarando la serenidad de los rasgos faciales. Las obras de mayor tamaño de la exposición son construcciones de alambres de acero inoxidable que delinean los retratos etéreos de Rui Rui y Julia.

Riu Rui es la elegida como anfitriona máxima de Nocturne: sus ojos cerrados nos abren la mente al silencio que busca el artista

Riu Rui es la elegida como anfitriona máxima de Nocturne: sus ojos cerrados nos abren la mente al silencio que busca el artista Foto: Warehouse

La exposición culmina con Silencio, un retrato íntimo realizado en cristal de Murano blanco. Esta muchacha es más explícita, en su llamado al silencio: se lleva un dedo a los labios, en un gesto de calma, una enigmática calma de cristal, entre lo visible y lo invisible. "No importa cuánto dure la noche, la mañana siempre llega", dice Plensa. Silencio, dicen sus muchachas, sólo así escucharás los susurros y quizá, con suerte, el canto del mirlo al amanecer.

Anna, Irma, Laura, Lou y Rui Rui, expuestas juntas, en un diálogo mudo que interpela al espectador.

Anna, Irma, Laura, Lou y Rui Rui, expuestas juntas, en un diálogo mudo que interpela al espectador. Foto: Warehouse

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?