Los que más saben te dicen qué ver en la Bienal de Venecia

Recorremos la 58ª edición de la Biennale con las recomendaciones de artistas, diseñadores y curators que nos cuentan qué no debemos perdernos si viajamos a la exposición internacional de arte

1 / 9
Pabellón de Lituania en la Bienale de Venecia

La Bienal de Venecia celebra su 58ª edición hasta el 24 de noviembre con una representación de 79 artistas curados por Ralph Rugoff, que explicó el concepto de este año tal que así:  "En momentos en que la difusión digital de noticias falsas y 'hechos alternativos' está corroyendo el discurso político y la confianza sobre la que se basa, es necesario hacer una pausa siempre que sea posible para reevaluar nuestros términos de referencia. La 58ª Exposición Internacional de Arte no tendrá un tema per se, sino que pondrá de relieve un enfoque general de la creación artística y una visión de la función social del arte abarcadora tanto del placer como del pensamiento crítico. Los artistas que trabajan de esta manera ofrecen alternativas al significado de los llamados 'hechos', sugiriendo otras formas de conectarlos y contextualizarlos". Desde la redacción de Arquitectura y Diseño hemos pedido a artistas, diseñadores y curators que nos den su visión personal sobre la muestra y nos recomienden sus piezas favoritas.

Blurry Venice. Blurry Venice de Plastique Fantastique

'Blurry Venice' de Plastique Fantastique

Diego Ramos es diseñador de objetos, conceptos e interiores. Además es uno de los comisarios del festival Understanding Design que potencia la cultura del diseño contemporáneo y de vanguardia. Esta instalación, Blurry Venice (Venecia Borrosa), creada por Plastique Fantastique para la Bienal, introduce a los visitantes en un paisaje imaginario, una especie de pasaje de ensueño que da la impresión a los asistentes de caminar sobre una superficie líquida. A medida que las personas se abren paso a través de la instalación, se encuentran rodeadas por la proyección de su sombra y las sombras de los demás, convirtiéndose en artistas y observadores entre sí. Además nos propone las instalaciones de la pareja de artistas de Beijing,  Sun Yuan y Peng Yu, Can't help myself y Dear, hipnóticas, atrevidas y provocadoras.
 

 


 

A seam, a surface, a hinge, or a knot

'A seam, a surface, a hinge, or a knot', el pabellón portugués comisariado por Leonor Antunes

La diseñadora y artista Carla Cascales Alimbau nos recomienda las obras de Carlo Scarpa, Franco Albini y Franca Helg y especialmente que Leonor se haya basado en ellos para configurar el pabellón. Mediante objetos y materiales cotidianos crea composiciones abstractas en diálogo con la propia estructura del histórico palacio, como forma de hacer especial lo ordinario. Carla destaca que esta sea de las ediciones más reivindicativas haciendo alusión así a las migraciones, las consecuencias de la descolonización, el cambio climático, el racismo, el resurgir de los muros... también que la selección de los artistas, a cargo de Ralph Rugoff, director de la Hayward Gallery, esté formada por creadores en activo y vivos, dando así espacio de exposición a una mezcla de artistas contemporáneos con el momento que vivimos actualmente. Otro de sus favoritos,  la instalación"Chromo Sapiens" en el pabellón islandés, formada por una sucesión de habitaciones configuradas como cuevas futuristas que conducen al espectador por un viaje laberíntico que lo reconecta con los instintos más primitivos.
 

The Ground,Tarek Atoui

'The Ground', la instalación sonora de Tarek Atoui

El artista visual Pedro Torres (Brasil, 1982) nos recomienda la instalación sonora de Tarek Atoui, un compositor electroacústico que trabaja dentro del campo de la performance de sonido y composición. Nos la describe tal que así: "Platos que giran. Vasos y jarrones de cerámica. Objetos encontrados. Todo suena. Todo en relación. Todo en capas. Varios tiempos. Desde dentro y en el suelo. Instrumentos inventados, tradición recuperada. Un viaje. Sonoro, tácito, táctil. Ruidos solapados en el presente, de un pasado extático. Equilibrio delicado. Manos que dibujan, manos que moldean, manos que tocan. Manos que no están. Todo suena".

Post Hoc Dane Mitchell

'Post Hoc' de Dane Mitchell

Elena Bajo, artista, coreógrafa y co fundadora de LA collective D’CLUB, nos recomeinda uno de los trabajos más comprometidos y resonantes con la situación ecológica actual del planeta.  La obra, la firma Dane Mitchell en el Pabellón de Nueva Zelanda. Post hoc, (Después de esto) es una  pieza aborda el tema de la crisis climática de una forma no literal y poética. Con gran economía de medios, muestra la gran presencia de lo que está ausente o ha dejado de existir. Una cámara anecoica instalada en el pabellón genera una voz que retransmite listas de lo que esta extinto o desaparecido, 24,000 palabras por día, 8 horas al día durante 7 meses. En distintos lugares en Venecia se han instalado árboles artificiales, que son torres celulares del network que dan acceso al público general a estas listas a través de sus teléfonos. Simultáneamente las palabras emitidas se imprimen en papeles que llenarán el espacio durante toda la duración de la Bienal.

Haris Epaminonda. Instalación mixta de Haris Epaminonda

Instalación mixta de Haris Epaminonda

Otra de las recomendaciones de Diego Ramos es el trabjo de Haris Epaminonda León de Plata para el participante de la Exposición Internacional May You Live In Interesting Times. Materiales encontrados, esculturas, cerámica, libros o fotografías, forman parte de su trabajo, que combina cuidadosamente para construir cuidadosamente sus características instalaciones. Estos objetos están enredados en una red de significados históricos y personales que son desconocidos para el público y, probablemente para el artista también ya que ejercen su poder de manera intrínseca, mientras se doblan suavemente hacia algo diferente a medida que se asientan en sus instalaciones.

El Pabellón suizo, "Moving backwards"

'Moving backwards', de Pauline Boudry y Renate Lorenz

"Moving backwards" de Pauline Boudry y Renate Lorenz en el pabellón suizo curado por Charlotte Laubard. Se trata de una propuesta de los artistas en la que cocinan su particular respuesta a como conciben el mundo moderno."No nos sentimos representados por nuestros gobiernos y no estamos de acuerdo con las decisiones tomadas en nuestro nombre". La instalación muestra a cinco bailarines en el entorno de un club nocturno abstracto, moviéndose hacia atrás, hasta el punto en que el espectador se pregunta qué le lleva a ir hacia delante. La mezcla de sonido y movimiento es intensa y la reflexión que plantea todavía más nos dice Carla.

La función social del arte

'Aero(s)cenes', de Tomás Saraceno

Claudia Vallsells , artista multidisciplinar experta en color coincide en apuntar que de las cosas más positivas de este año es la convocatoria de artistas vivos y en activo en ese momento, redimensionarla para hacerla más asumible, la paridad de artistas y  que cobre protagonismo la función social del arte, cometido del comisario de esta bienal, Ralph Rugoff. La instalación que vemos en la imagen es 'Aero(s)cenes', de Tomás Saraceno. Una pieza que quiere concienciar sobre el calentamiento global y las consecuencias que este supone, intentando crear una colaboración ética con la atmósfera y el medio ambiente, libre de fronteras, libre de combustibles fósiles. El proyecto, planteado sobre las aguas de Venecia, consiste en un conjunto de Aero(s)cenes, estructuras en forma de racimo inspiradas en la geometría Weaire-Phelan, que oscilan a lo largo del día al ritmo de las mareas.

Motoyuki Shitamichi, Tsunami Boulder

'Tsunami Boulder' de Motoyuki Shitamichi

En el pabellón japonés curado por Hiroyuki Hattori en la que encontramos obras de los artistas Motoyuki Shitamichi, Taro Yasuno, Toshiaki Ishikura and Fuminori Nousaka. Carla confiesa que siempre le han gustado la fusión de disciplinas y el proyecto del pabellón japonés es el resultado de una acción conjunta entre un artista, un compositor, un antropólogo y un arquitecto cuya mezcla me parece muy atractiva, y más si es con el fin de crear una plataforma para reflexionar sobre la ecología. Un trabajo que nos lleva a pensar sobre los excesos del capitalismo y la nueva era geológica generada por el crecimiento explosivo de la actividad humana. El gran banco inflable de color naranja invita a los visitantes a quedarse y escuchar los sonidos que se emiten en la sala para plantearnos ¿Cómo debemos considerar el impacto significativo que nuestras acciones tienen en el entorno?.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?