Lina Bo Bardi cobra vida en Barcelona

Podrá disfrutarse de cerca de la célebre Bowl Chair de la diseñadora italo-brasileña, reeditada por Arper, en MINIM Barcelona.

Sergio del Amo

La primera Bowl Chair era de piel negra.

La primera Bowl Chair era de piel negra.

El mundo del diseño y la arquitectura lloró el fallecimiento de Lina Bo Bardi en 1992. No obstante, décadas después de que nos dijera adiós, su obra sigue generando el mismo o, incluso, mayor interés entre el público. Muestra de ello podrá comprobarse en la tienda MINIM de Barcelona (ubicada en la calle Via Augusta, 185), donde se exhibirá desde el 8 de mayo una de las mayores creaciones de la italo-brasileña: la butaca Bowl Chair, reeditada por Arper en una edición limitada de 500 unidades.

La silla presenta múltiples acabados gracias a sus infinitas combinaciones de tapicería y cojines.

La silla presenta múltiples acabados gracias a sus infinitas combinaciones de tapicería y cojines.

La Bowl Chair, proyectada en 1951 en Brasil (la patria elegida por Lina Bo Bardi y su esposo, el periodista Pietro Maria Bardi, después de abandonar Italia tras la II Guerra Mundial), es un icono por su característico estilo versátil. Como la mayor parte de sus realizaciones no está pensada como un producto de lujo compasado, sino como un objeto accesible y flexible que, además, es capaz de integrarse armoniosamente en cualquier ambiente. Para ella la interactuación del hombre con el objeto era esencial.

Décadas después no ha perdido ni un ápice de su autenticidad.

Décadas después no ha perdido ni un ápice de su autenticidad.

La documentación disponible sobre las características propias de la butaca son escasas, ya que tras la muerte de Bardi apenas se encontraron unos pocos borradores sin indicaciones precisas. Del mismo modo, sólo hay dos reproducciones originales que actualmente se encuentran en la Casa de Vidrio de São Paulo, el hogar donde vivía el matrimonio: una butaca de piel negra de 1951 que es considerada la versión más representativa, y una segunda de fabricación posterior con el asiento más pequeño y los cojines de color rojo.

En colaboración con el Instituto Lina Bo e P. M. Bardi, Arper inició un proyecto para reproducir la Bowl Chair en edición limitada respetando los valores del pensamiento de Lina. Es por ello que, tras perfeccionar aún más su interpretación, la prestigiosa marca italiana continúa ampliando la gama de acabados y tejidos de la butaca respetando el espíritu vivaz y creativo de la irrepetible italo-brasileña. Sin ir más lejos, está disponible en un modelo de piel negro y en siete colores de tela. El próximo 8 de mayo, en el espacio Minim de Barcelona habrá una presentación de la mano de la arquitecta y curadora Noemí Blager.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?