Un jarrón único por Martín Azúa

La artesanía y la naturaleza se encuentran en una pieza de barro deformado por el peso de una piedra.

Nuria López

 

 

Jarrón con piedra de Martín Azúa

Jarrón con piedra de Martín Azúa

La naturaleza es un referente creativo para Martín Azúa, que concibe la creación como un ejercicio abierto al diálogo, en la que los materiales se mezclan de manera inesperada, sin fronteras que lo limiten y en el que cada material, sean cuales sean sus características y sus cualidades, es susceptible de ser utilizado. Azúa trabaja respetando el origen, las características y la evolución de los materiales, prueba de ello es su reciente pieza Jarrón con piedra.

Se trata de un jarrón de barro deformado por el peso de una piedra. La artesanía y la naturaleza se encuentran en un objeto sin artificios donde los materiales y el gesto del artesano son igualmente honestos. El proyecto muestra la belleza de los objetos en apariencia poco refinados.

‘Las piedras son objetos singulares que de alguna manera nos remiten a un paisaje’ dice Azúa. Los jarrones son de cerámica muy porosa que deja filtrar el agua, no están pensados para contener flores sino como un elemento bello por si mismo.

Jarrón con piedra de Martín de Azúa

Jarrón con piedra de Martín de Azúa

Los jarrones interactúan con la piedra en su fase plástica para crear un jarrón único. Los jarrones están firmados y numerados y se entregan con la piedra a partir de la que han sido creados. Este proyecto es la continuación del trabajo que Martín Azúa inició en 1998 cuando abandonaba jarrones de cerámica porosa en un río para capturar la Mancha Natural. En esta ocasión reivindica la capacidad de un elemento natural para establecer un diálogo con un oficio tradicional. Las piezas han sido diseñadas por Martín Azúa y producidas con la colaboración del ceramista Marc Vidal.

Jarrón con piedra de Martín de Azúa

Jarrón con piedra de Martín de Azúa


Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?