Cómo crear una estación de limpieza funcional y bonita

El surtido de toallitas, sprays y botellas en la encimera de tu cocina o baño juega un papel importante para mantener la casa en condiciones y la familia sana. Y esta área es la gran olvidada.

Seamos honestos, los productos de limpieza estéticamente agradables son escasos y no una necesidad de primer orden. Ahora bien, pueden hacer que la práctica de lavar las superficies y asearse las manos sea un poco más agradable.

La idea es clara: ¿por qué no organizar un pequeño espacio que te ayude a sentirte limpio y esteta, en lugar de estéril y desordenado?

Pues resulta que, usar unas botellas simples, algunas esponjas básicas, y mallas estratégicamente colocadas es el (¡económico!) secreto para hacer una zona de higienización que provoque alegría.

Al final, esos pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Te damos cinco claves fáciles para que, tu vivienda quede de revista:

1. Reúne todas las herramientas -desinfectantes, toallitas, etc.- en una bandeja de madera o cajita de plástico. Mantener los productos y elementos en el mismo lugar ayuda a que el conjunto se vea más ordenado. Y, como sumatorio, es más práctico. Al disponer de todo al alcance de la mano, no tenemos que agacharnos y sabemos de lo que disponemos y podemos hacer uso.

Reducir los productos a los esenciales también puede ayudar.

Reducir los productos a los esenciales también puede ayudar.

2. Vierte el desinfectante de manos, el jabón y los aerosoles en botellas sin etiqueta, compradas para tal fin. Esto ayuda a reducir el aspecto de desorden visual. Además, puedes abastecerte de ellos fácilmente sin gastar mucho dinero. Ojo, este es, tal vez, uno de los mejores tips deco habidos y por haber.

Minimalismo cromático. Menos es más en estas cuestiones.

Minimalismo cromático. Menos es más en estas cuestiones.

3. Haz uso de esponjas, no son sólo para empapar los líquidos que se caen encima de la mesa, lavamanos o platos, también para prevenirlos. Junto al fregadero o la pica, se pueden usar como posavasos (posaenvases, en este caso), ya que, al final, siempre terminan creando un charco.

Cada cosa en su sitio.

Cada cosa en su sitio.

4. Esas mangas de espuma que a veces se encuentran alrededor de frutas delicadas como mangos y tomates merecen una segunda vida. Si las pones alrededor de las botellas de vidrio, les devuelven una textura fresca, y evitan que se vuelvan resbaladizas.

Así es un baño ordenado.

Así es un baño ordenado.

5. Crea un área de secado. Inspírate en las bolsas de plástico tradicional, y elige una de malla para almacenar esponjas húmedas, dándoles un lugar para secarse entre usos. Coloca el saquito a a la luz del sol, para que las esponjas se ventilen y estén listas en poco tiempo.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?