El mundo del diseño se rinde a André Ricard, padre de la antorcha olímpica de Barcelona'92

El reconocimiento a la trayectoria del creador catalán André Ricard en los Premios DesignEuropa 2021 coincide con el estreno de un documental sobre su figura realizado por Poldo Pomés.

La antorcha que diseñó para los JJ.OO. de Barcelona'92 dio a conocer la obra de André Ricard a un público más amplio.

La antorcha que diseñó para los JJ.OO. de Barcelona'92 dio a conocer la obra de André Ricard a un público más amplio.

No sabemos si ha sido mera coincidencia, pero la noticia del reconocimiento a la trayectoria profesional de André Ricard en los Premios DesignEuropa 2021 organizados por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) llega cuando se acaba de estrenar el documental André Ricard. El diseño invisible, escrito por Xavier Mas de Xaxàs y realizado por Poldo Pomés, con motivo de la Barcelona Design Week –estos días se proyecta en la Galería Santa & Cole de Barcelona. Inscripciones aquí–. Así que ambos acontecimientos son la excusa perfecta para profundizar en la figura de uno de los patriarcas del diseño español contemporáneo.

Aunque la obra de André Ricard (Barcelona 1929) se extiende por muchas tipologías de producto desde que creara su estudio en 1959, su figura se asociará siempre a la antorcha olímpica de Barcelona'92, que diseñó en la cumbre de su extraordinaria carrera. Con ella remachó un prestigio internacional que se fue cimentando a partir de la década de 1960 con colaboraciones para marcas como Puig, Gaggia, Moulinex, Metalarte o Santa & Cole, entre otras. Con su trabajo contribuyó a proyectar el diseño español en todo el mundo.

André Ricard con el botijo que diseñó para la 70ª Festa del Càntir de Argentona (2020)

André Ricard con el botijo que diseñó para la 70ª Festa del Càntir de Argentona (2020)

Muchas de sus creaciones siguen tan de actualidad como el primer día gracias a la sencillez atemporal de su diseño. Su cenicero Copenhague, creado en 1965, puede considerarse un símbolo de la década de 1960, y se sigue produciendo y vendiendo en todo el mundo, al igual que las pinzas de hielo que diseñó en 1964. La lámpara Tatu, diseñada en 1972, es tan moderna ahora como cuando fue creada, hasta el punto que Santa & Cole ha decidido reeditarla.

Lámpara Tatu, Santa & Cole, 1972.

Lámpara Tatu, Santa & Cole, 1972.

Aparte de sus obras de diseño personal, Ricard ha contribuido significativamente a apoyar a la comunidad del diseño en general. En 1960 fundó ADI-FAD, el organismo profesional de los diseñadores españoles, y más tarde fue su presidente. También es ex vicepresidente del ICSID, que ahora se denomina Organización Mundial del Diseño.

Cenicero Copenhaguen, 1965.

Cenicero Copenhaguen, 1965.

Asimismo fue miembro de la Facultad del Centro de Arte de Europa (Suiza), jefe del Departamento de Diseño de Productos de la escuela de diseño Eina de Barcelona, patrón de su fundación y presidente de la ONG Design for the World. En el año 2000 fue elegido miembro de la Real Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona. Ha sido reconocido con el Premio Nacional de Diseño de España, la Orden Olímpica del Comité Olímpico Internacional, la Medalla de Oro al Mérito Artístico de la ciudad de Barcelona, además de ser Chevalier des Arts et des Lettres y Chevalier de la Légion d’honneur en Francia.

Envase para la eau de cologne Agua Brava, Puig, 1968.

Envase para la eau de cologne Agua Brava, Puig, 1968.

Su ritmo de trabajo apenas se ha ralentizado en las últimas décadas, con diseños de relojes para Milus, Baume y Mercier y Pierre Junod, además de mobiliario urbano como farolas, papeleras y buzones. A los 92 años André Ricard sigue trabajando y creando. La elegancia limpia de su obra ha contribuido en gran medida a la longevidad de sus creaciones, y seguirá moldeando el mundo del diseño de las futuras generaciones.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?